18 de junio de 2012

Los buenos no siempre ganan.

Siempre solía sentirme capaz. Me fabricaron con algún tipo de chip ilusorio que hacía que pensase que podía borrar el prefijo "im" de cualquier palabra relacionada con la posibilidad. Y así fui creciendo, acostumbrada a ganar a base de pelear. Pude vencer al agua, a los perros y a los bichos bola. Y entonces me enfrenté a ti, al temor que me daba cada una de tus miradas, a cómo quemaban tus manos en mi piel y a lo diminuta que me volvía por momentos cuando estabas encima de mi. Y tenía claro que podía ganar. Pero perdí. Lo cierto es que perdí todo, casi todo. Perdí las ganas, la ilusión, perdí parte de la valentía, mi infancia de mentira y lo que me quedaba de adolescencia de verdad. Perdí la seguridad y la confianza. Perdí la fuerza y me volví incapaz. Incapaz de casi todo. Ya no vencía monstruos. Ya ni siquiera podía vencerme a mi misma... Que no venga nadie a decirme que con seguridad todo se consigue. No es más que una de esas mentiras que inventamos para sentirnos mejor.


Debían haberme enseñado que los buenos no siempre ganan. 
(Necesito dejar de estudiar ya para dejar de pensar en cosas tristes)

10 comentarios:

  1. normalmente los buenos siempre pierden :(

    ResponderEliminar
  2. Los buenos no ganan siempre pero los malos, tampoco.

    ResponderEliminar
  3. Los buenos no siempre ganan y a veces se llevan unos ostiazos de aúpa, pero hacerse malo creo que tampoco es la solución. Hay cosas imposibles y que no tienen remedio, pero no por ello tenemos que decir que no vale la pena intentarlo.

    De hecho el miedo es muchas veces garantía de fracaso, por eso cuando sucumbimos a él es cuando la fastidiamos

    ResponderEliminar
  4. Pero te aseguro que la fuerza, las ganas y todo lo demas se recupera, como dice malu, lo que no te mata te hace mas fuerte. Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Te puedo asegurar que con fuerza y mucho esfuerzo todo se recupera, incluida la valentía.
    Ánimos, que ya quedan pocos exámenes <3

    ResponderEliminar
  6. No olvides que lo que no te mata te hace mas fuerte...


    PD: Ya te queda poco para terminar, no te exasperes!.

    ResponderEliminar
  7. hay golpes y derrotas que nos dejan jodidos, pero así aprende uno a levantarse y reponerse, y no creo que sea cuestión de seguridad, sino de echarle arrojo. y no dejes de pensar que todo es posible, es una gran cualidad

    ResponderEliminar
  8. Seo, eso tampoco. Estoy más de acuerdo con Helenx, que dice que los malos tampoco ganan siempre (bonito comentario, señorita).


    Y otros paisajes... pues gracias.


    GarciGomez, no soporto las cosas inevitables y creo que me niego a creer o a admitir que existan.


    Juan, oh. Una vez fui a un concierto de Malú en una compañía excelente. Me gusta, y guardo un recuerdo bonito de ese momento :) (pero hay cosas que no se recuperan...)


    Yelowprincess... hay cosas que no se pueden recuperar, por fuerte o valiente que uno sea.



    Nuncadejesdesonreir, se va llevando, sí :) (Acabo el martes que viene)


    SergioSW, Yo creo que todo puede ser posible aunque esa posibilidad pueda no conseguirse. De todas formas, hay golpes que lo cambian todo.

    ResponderEliminar
  9. Esas cosas no se enseñan; se aprenden...

    ResponderEliminar