31 de mayo de 2012

Vamos a casarnos.

-¿Qué hacemos hoy?
-Vamos a casarnos.
Y me cogiste de la mano y me vendaste los ojos. Me dijiste que no mirase, pero lo hice. Abriste el armario y cogiste uno de mis vestidos, el de las ocasiones especiales. Volví a cerrarlos y noté el tacto de la tela deslizándose por mi cuerpo, siguiendo la estela de tus dedos. Me llevaste a aquel lugar que aún no sé dónde está. Ante nosotros se abría un mar infinito y la arena me hacía cosquillas en los pies descalzos. En el cielo, las gaviotas dibujaban corazones. Sacaste tu teléfono móvil y pusiste mi lista de reproducción favorita. Cogiste del bolsillo un anillo hecho con flores y me dijiste:
-¿Te quieres casar conmigo, hasta que se nos acaben las ganas?
- Por supuesto- Prometí.
Quizás las ganas se nos acabaron, pero sigo sonriendo cada vez que recuerdo aquel momento, colocado en la estantería donde guardo los momentos que no quiero olvidar.



5 comentarios:

  1. De verdad te pasó eso? porque sí es así, es increíble... y precioso... y súper mega romántico, y me moriré de envidia, aunque solo con leerlo creo que ya me he muerto de envidia

    ResponderEliminar
  2. Esto es una historia a medias, quien es solletico?. Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa historia!!!,esa inoncencia.......,aunque no creo que sea un historia a medias,como dice Juan,ya que si se sabe leer entre lineas se deduce el portador de esa frase.

    ResponderEliminar
  4. Aww, me recuerdas a algo que me sucedió hace poco con mi novio y que también fue muy romántico. ;_;
    Precioso.

    ResponderEliminar
  5. ESOS momentos, que hacen que los malos también valgan la pena. Esos momentos que hacen que recordemos el lado maravilloso de las personas que se han desplazado de nuestras vidas. Y que por un momento... sonriamos y amemos el pasado.

    ResponderEliminar