4 de mayo de 2012

Se nos gastaron las casualidades buenas.

El azar, el destino, la remota casualidad. Todo eso que sucedió para que nuestras miradas se cruzaran por primera vez. Todo eso que hizo que no fuese la última vez. Como líneas paralelas que se iban acercando poco a poco, despacio, sin prisa, sin querer. Pero siempre paralelas.
No esperaba nada de ti. No pensaba que nunca, jamás, fueses a descubrir 365 cosas que te gustaban de mi. No esperaba que te fueran a enamorar mis miradas, mis sonrisas o que fuera impredecible. No pensaba que me fueran a enamorar tus caricias en mi espalda, esos besitos en la nariz o tu falta de iniciativa. Fue una incoherencia, una sorpresa. Fue lo más bonito que me había pasado jamás. 
Se nos gastaron las casualidades. Una pena. Una pena que al final no consiguiera estar a la altura de aquel regalo mágico. Una pena que al final el "me gusta tu iniciativa, me gusta que sigas creyendo en lo nuestro" dejase de ser algo real. Una pena que se confirmase mi teoría de que los para siempre no existen y de que la magia desaparece. Una pena. Pero la pena más dulce que he sentido jamás.
Malditas combinaciones adictivas. Nunca juntes sorpresa con incoherencia y casualidad. Es mejor no hacerlo. Luego no querrás probar nada más.


(Y me quedo con el "Me gusta saber que pase lo que pase siempre serás el amor de mi vida". Y le añado un "Me gusta que sigas formando parte de mi mundo y saber que siempre formarás parte de mi")



5 comentarios:

  1. Me ha dicho un pajarito que esa persona también se alegra de que sigas formando parte de su mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dile al pajarito ese que sigue teniendo el súper-poder de hacer que sienta que siempre seré poquita cosa. Así como insuficiente. Pero que yo le quería con todo lo que quedaba de mi corazón, aunque quizás no fuera demasiado. (Dile también que cada domingo astromantico viene a mi cabeza esa película que grabamos en nuestros corazones, y cada vez que corro por el rincon de pensar, y cada vez que escucho "un día en el parque" y podría seguir así hasta mañana pero quiero dormir...y que me gustan todos esos recuerdos)

      Eliminar
  2. Llevo un rato pensando en lo que has escrito. Iba a hacer alguna broma sobre lo de estar a la altura pero algo me dice que no es el dia. Así que me limitaré a decirte que tú eres una casualidad, una sorpresa y bastante incoherente. Y adicitva también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo más bonito que me has dicho nunca. Recalca lo de incoherente y ponlo en negrita. Lo demás debe ser cosa de la apreciación personal de cada uno. Y contestando a la broma que no has hecho, te diré que ojalá estar a la altura fuera tan fácil porque así podría ponerme unos taconazos y ala, solucionado.

      Eliminar
  3. me repito, pero vuelvo a decir que me gusta este blog jejeje y tu forma de escribir

    lo que has escrito es lo que yo vivo ahora mismo y también tengo algo de insuficiente que me persigue :(

    saludos

    ResponderEliminar