6 de mayo de 2012

Que vengas y me digas que que quieres estar a mi lado hasta despertar, o quizás un poco más. Que quieres acariciarme la espalda hasta que se haga de día. Besarme el cuello hasta que olvide mi nombre. Quitarme el aliento hasta que sólo sepa pronunciar el tuyo. Que me asegures que estarás a mi lado hasta que nos falte espacio. Hasta que nuestros poros necesiten libertad. Hasta que nos demos cuenta de que el "para siempre" no era realmente un "para siempre". Que no me prometas nada. Ya sabes que no me gustan las promesas. Son esa forma estúpida que tenemos los seres humanos de obligarnos a actuar sin sentir. Y creo que no hay nada que deteste más que eso...


Hoy ha sido un sábado peculiar. Un sábado de "tengo que hacer un maldito trabajo y lo tengo que hacer ya", pero no lo hago porque no me concentro. Un sábado de "el viernes no he dormido" porque mi querido conejo Zubat se ha puesto a darse cabezazos contra las paredes de la jaula por la mañana y los pájaros han empezado a cantar. Un sábado de voy al gimnasio porque no me apetece estudiar. Un sábado de "voy de compras porque me agobia estar en casa". Unas compras que terminaron convirtiéndose en Cris enseñándole al dependiente lo que se probaba, porque era nuevo y así veía cómo sentaba y no sé que más y blablabla. Un sábado de cae el diluvio universal y yo me mojo porque no llevo paraguas porque que más da que diesen lluvias y el día estuviera gris. Un sábado en el que he terminado sintiéndome mal por el enlace que os dejo a continuación. Y ya de paso, digo que me gusta mucho la manera de contar las cosas de Key. Así que mejor, que os cuente ella el por qué de este último drama-night en Zapato a la cabeza. Y no sé por qué os he contado mi sábado. Pero ya deberíais saber que las partes en cursiva son de "lee sólo si te aburres lo suficiente como para no poder aburrirte más". 

8 comentarios:

  1. Admiro esa capacidad tuya para encender una entrada con unas palabras voraces de deseo sin apenas percibirlo. Y desde luego que esas cursivas le dan un buen brío a la entrada. Es más, no hago la entrada ya sin esas cursivas. Me gustó este sábado tuyo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Guau, ¿Otra fan de Carlitos? :D Me too! Ciertamente has tenido un sábado complicado, pero de vez en cuando hay que tomarse unos días sabáticos. ¿No? Porque a veces las circunstancias no nos brindan todo lo que quisiéramos.

    Saludiness!

    ResponderEliminar
  4. Todo depende de cómo mires las promesas. Yo, si las hago, es porque las siento.

    Sí que es cierto que conviene aclarar de alguna forma si textos así son ficción. Porque asustan. Pero no pasa nada, son malentendidos blogsféricos.

    ResponderEliminar
  5. Vaya lío xD Pero ya casi se me ha pasado el chungo existencial que tenía anoche jajajaja
    ¡Un beeesooo!

    ResponderEliminar
  6. vale, pero a veces nos engañamos a nosotros mismos y nos creemos esas promesas, porque mola pensar que esta vez si es perfecto y durara para siempre. se vive mejor fuera de la realidad supongo
    p.d. se entendía que lo de la imposibilidad de la crisálida era ficción...sera que la tele nos deshumaniza y ya nada nos causa impacto XD

    ResponderEliminar
  7. las promesas son para mi lo peor que existe, más que nada porque normalmente jamás son cumplidas y te dejan con una sensación de rabia y desilusión. así que es mejor hacer lo que el cuerpo te pide en cada momento y dejarse de promesas, que al final son sólo palabras

    saludos niña

    ResponderEliminar
  8. Bastet, me alegro, me alegro :) Las cursivas suelen ser aclaraciones o mensajes dirigidos a alguien. Esta vez me extendí mucho.

    Takuskita, ¿Fan de Carlitos? He pensado en el de Snoopy al leerlo. Pero sí, de Shinofdigo, Carlos Sadness, sí :) Y algún día sabático está bien. El problema es que yo tengo algún día productivo. Y no puedo cagarla.

    Juan, casi todas las promesas implican un futuro y el futuro es incierto. Toda promesa corre riesgo de ser incumplida entonces, ¿para qué prometer? Prefiero que me quieran a que me prometan.

    Key, menos mal :) Que al final, vaya lío.

    SergioSW, Odio mucho engañarme. Y lo del texto yo también lo veo claro, pero quizás es porque tú me conoces, y ya lo ves desde esa perspectiva.

    Seo, muy de acuerdo. :)

    ResponderEliminar