2 de mayo de 2012

Magia.

Había muchas cosas en las que ya no creía, pero no había dejado de creer en la magia. Creía en la magia de los cuerpos que no podían sino juntarse, en la fuerza imparable de una sonrisa que no se agotaba nunca. Creía en las personas que formaban parte de su mundo porque, sino, no sería su mundo. Creía en los para siempre de sensaciones que no podían morir aunque desaparecieran. Creía en los reencuentros especiales, en las noches que sólo eran noches porque el cielo se volvía oscuro y había que llamarlas de alguna manera. Creía en la magia de los sueños y de la constancia, en la fuerza, en la voluntad de los deseos. Creía en los comienzos y desarrollos felices, en las páginas que terminaban sin terminar. Creía que, creyendo, ganaba. Creyendo en la magia la magia existía. Y lo mejor de todo es que no era fruto de un auto-convencimiento. Creía en esa magia porque la había sentido muchas veces, incluso en los momentos más dolorosos de su vida. Creía en esa magia porque había bastado una casualidad y unos ojos muy negros para recuperarlo todo, o poseer cosas que nunca había tenido. Porque la encontraba cada vez que volvía a encontrarse con ellas aunque ya no fueran las mismas. Porque la sentía cuando notaba que, sin ser para nada lo que todo el mundo habría esperado, había conseguido no decepcionar siendo exactamente como le gustaba ser. Quizás era una ilusa, quizás la magia era cosa de niños pero al fin y al cabo, cada uno diseña su mundo y en el suyo, había decidido dejarle un hueco...


(Nota para visitantes. Si algún día dejo de bloggear sin previo aviso, probablemente se deba a que alguien me ha matado en el camino nocturno margaritas-geta-casaenelculodelmundo. Probablemente sólo tenga que aguantar tres meses más y ya no tenga que hacer ese camino. Probablemente no os estéis enterando de nada, pero en realidad no es importante) 

8 comentarios:

  1. Tu pelo quiere comer pechitos

    ResponderEliminar
  2. Yo ya no creo en la magia.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que deberias de seguir creyendo, en eso consiste la magia, en ser magico todo. Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. en algo debemos creer, si no este mundo es una m.... y si es la magia, pues creamos en ella

    saludos

    ResponderEliminar
  5. No dejes de creer en la magia aun uando casi es imposible dicha magia.

    ResponderEliminar
  6. Volverán tiempos mejores para la magia, ya verás.

    Saludiness!!

    ResponderEliminar
  7. A, mi pelo quería tapar mis pechitos. ¿Era necesario el diminutivo? Gr.

    Helenx, muchos motivos tienes tú para dejar de creer, sí.

    Juan, a veces más, otras menos. Pero se cree.

    Seo, hay miles de cosas en las que creer.

    Nunca dejes de soenreir, no lo haré.

    Takuskita, tendemos a echarle la culpa a los tiempos y muchas veces es sólo nuestra.

    ResponderEliminar
  8. Una vida sin magia es una vida vacía. Y punto.

    ResponderEliminar