20 de abril de 2012

No lo llames forma de vida....

Vamos, no me digas que cortarte la piel es una forma de vida, porque no lo es. No me digas que es agradable marearte por las mañanas, ni esa sensación de agrio dolor en tu garganta. No me digas que quieres vivir en un estado de congelación permanente. No me digas que disfrutas con los pinchazos en el estómago, ni que sientes placer viendo la impotencia y la pena reflejada en los rostros de las personas que te importan. No me digas que te gusta que tu felicidad dependa de una cifra, no me lo creo. Escúdate en que te da demasiado miedo aceptar la realidad, entonces te daré la razón.
Dime que tienes miedo a jugar por miedo a perder. Dime que es más fácil decir "Esto es mi forma de vida y tienes que respetarla" que superar el pánico que te da luchar contra tus fantasmas. Dime que el vómito no sabe tan mal cuando no va acompañado de una horrible sensación de culpabilidad o que el ayuno es más llevadero si no eres consciente de que te estás matando por dentro y por fuera. Te diré que conozco la sensación de ponerte ante un espejo y querer arrancarte la piel a pedazos. Que sé lo que es que cada mordisco quema, duela y roce la locura. Te diré que te entiendo y que no es sencillo. Te diré que sé lo que sientes y que puedes intentar vencerlo. Te diré que suprimir el verbo intentar de la frase anterior es demasiado optimista y para nada realista. Intentar no es conseguir. Nunca se sabe. Pero sin intentarlo, no lo consigues. Eso está claro, eso te lo tienes que creer. Que sí. Que jode plantarte delante de una bestia gigante sabiendo que puedes perder. Para siempre. Que asusta tener que extirpar una parte invisible de tu cuerpo. Una de las pocas partes de tu cuerpo que no puedes detestar porque no es palpable. Pero tienes que hacerte grande. Valiente. Creer, intentar, creer, intentar, creer, luchar. LUCHAR. Con mayúsculas, en negrita, subrayado, gigante. Porque no. Eso nunca será una forma de vida. Eso es más bien una forma de muerte. Y lo sabes.


13 comentarios:

  1. Es facil hablar cuando una es guapa...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Yo siempre lo he considerado un suicidio lento. Es más fácil cerrar la boca y que no entre nada que meter el cuchillo desde la muñeca hasta el antebrazo. Duele igual, pero es diferente, esto es un suicidio pasivo. Morir sin hacer nada. Luego está lo de mirarte frente al espejo. Querer morir y verte monstruosa son casi dos caras de la misma moneda, dos razones distintas que te llevan a lo mismo.

    A la que dice arriba que es fácil hablar cuando se es guapa... Si entiendes de verdad el post que ha escrito, no sé a que viene. Odiarse a una misma no tienen nada que ver con ser más o menos guapa. Y no es más llevadero, ni una puede echarle cojones por ser más o menos guapa. Es cuestión de personalidad y de fuerza de voluntad. Es más fácil aprender a quererte cuando eres guapa? No lo sé. Pero desde luego no es fácil, y no creo que lo sea para nadie, guapa, fea, con 100 kilos o con 30.

    ResponderEliminar
  5. Todo lo antagonico a luchar, pelear, caerse y volverse a levantar no es una forma de vida si no de muerte pasiva y lenta.

    Buen finde!.

    ResponderEliminar
  6. La culpa no es de ellas, es de la sociedad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sociedad y mil factores más pueden tener la culpa de que tengas un trastorno alimenticio. Pero lo que no es normal es que hagas apología de ello, que lo defiendas, que crees páginas con trucos para vomitar o para no comer sin que se enteren tus padres, que organices concursos para ver quién baja de peso más rápido.... y que hables de una enfermedad como si fuese una ideología política.

      Eliminar
    2. Sí, eso es verdad. Estoy de acuerdo en que la sociedad de ahora nos vende el ideal de que "para ser guapo hay que estar delgado" o "si no estás delgado no triunfas" y de ahí el esfuerzo (o mejor dicho, la obsesión) de ciertas personas por su imagen, peso, etc... Pero C. tiene razón, mucha parte es culpa de la persona, que deja que le afecte este patrón de la sociedad, promoviendo su ideología. Es como eso de que la víctima siempre defiende al verdugo y lo exculpa cuando la verdadera víctima es ella.. Pero en fin. Buen texto, y mejores ideas

      Eliminar
    3. Vale que la sociedad tenga su parte de culpa,pero no todos tenemos una mente capaz de aislar estímulos que no consideramos adecuados. ¿o creéis que a ellas les gusta estar como están?
      A mi me da que no,que un una lucha interna entre lo que ellas quisieran ser y lo que creen que deberían ser porque así es como lo han concibido.

      Eliminar
  7. A pesar de que sea triste, me encanta, te pone a reflexionar y a dar la razón, lo que dije sobre que es triste, no significa que sea peor ni nada de eso, es excelente.

    ResponderEliminar
  8. Esas chicas no eligen ser así, tienen una enfermedad mental, no es una opción que puedan escoger.

    ResponderEliminar
  9. Creo que la intención del post no se ha entendido en absoluto. Quizás he sido yo, que me he expresado fatal, pero jamás he dicho que ellas escojan. Obviamente, es algo que no se puede elegir y tampoco creo que simplemente se pueda achacar a la sociedad. Es una conjunción de factores: las exigencias sociales pero también las personales, la debilidad, el autoestima... mil cosas, demasiadas como para ponerles una etiqueta y meterlas en un saquito.
    Más bien critico la falta de ganas de luchar y la defensa de lo que una hace. ¿Qué me dices que no puedes evitarlo? Lo entiendo. Pero no te escudes en que de verdad te gusta, porque tanto dolor no puede gustar a nadie. Por mucho que te guste estar delgada, por mucho que te atraiga la sensación de ver el número de la báscula bajar, por muy bien que te sientas cuando no comes, a tu alrededor todo es un infierno y un infierno no resulta atractivo. Nunca. Para nadie.
    Pese a esto, puedo llegar a aceptar que te justifiques a ti misma con lo de "es una forma de vida". Pero nunca, jamás y bajo ningún concepto, que crees una página web en la que invitas a gente a seguir esa forma de vida vendiéndola como algo bueno y bonito. Si es así, no tienes ni puta idea de lo que es estar enfermo. No puedes dedicarte a poner trucos para vomitar o para adelgazar, no puedes. No puedes incitar a chicas a subir fotos en las que se marquen las costillas.
    Que por internet hay niñas que llegan a un sitio web con frases como "Quiero ser anoréxica/bulímica, tips?". Se llaman wannabees. Y hay enfermas que las contestan, y les dan trucos. Quizás la base ya la tenían. Quizás simplemente querían adelgazar. Pero es que es eso. Empiezan vomitando o saltándose comidas y cuando se dan cuenta, están atrapadas. En internet debería haber páginas serias, nunca esa cantidad de mierda que hay. Y lo siento, pero el tema me cabrea y jamás, bajo ningún concepto, apoyaré que una chica ayude a vomitar o a no comer a otra chica. Por muy enferma que esté. Cada uno es muy libre de joder su propia vida, pero la de las demás dejémoslas intactas.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta esta entrada, siempre es bueno reflexionar sobre las cosas que nos aterran, sea lo que sea, pensar con la cabeza en algún momento del día y recuperar toda la fuerza que somos capaces de perder en ciertos momentos.

    Un saludo!!! ;-)

    ResponderEliminar