25 de abril de 2012

A mi me dijeron que el amor consistía en ser inverosímiles. Y yo quería con todas mis fuerzas serlo. Que ocurriese una casualidad infinitamente casual. Vivir en un cosmos caótico que me impidiese pensar con claridad. Pensar en cosas bonitas. Ser tan pastel. Un mundo inverosímil en el que ni siquiera hubiera monstruos porque los mataríamos a todos. Quería poder salvarme a mi y a todo en general. 
Quizás me hicieron ilusa de nacimiento. Me diseñaron pensando que las cosas nunca eran tan malas como parecían y que querer era poder. Pensaba que todo error era reversible mientras que se reconociese como tal. Que no se podía caminar hacia atrás pero sí retomar el camino. Y ahí estaba yo, haciéndome la fuerte. Pensando que la maldad nunca era tan mala como parecía ser. Creyendo que, cuando llegase el momento, podría destruir cualquier cosa en el mundo. Esperando que el amor me volviese inverosímil. Nos volviese inverosímiles. Esperando demasiado. Porque al fin y al cabo, querer y poder no es lo mismo: por eso inventaron dos verbos diferentes; y el amor no es tan maravilloso como yo quería que fuera. 


(Y no sé si esto me deja de cursi, de idiota o de romántica, pero en el fondo yo sigo pensando que existe ese algo,  sigo creyendo que la verosimilitud queda reducida a cero cuando la coherencia y el miedo desaparecen. Y entonces, querer es poder. Quizás siga sobrevalorando al amor. Quizás por eso todo me sepa siempre a poco. A producto de carrefour dissccount en época de rebajas)

3 comentarios:

  1. Jejeje, no es cursi, no te preocupes, son cosas que rondan por tu cabecita, tu sigue creyendo en eso, no es tanto pero si es especial. Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. A veces dejamos de creer en las cosas. Unas veces serán por tener motivos y otras simplemente porque pasa, no una explicación lógica. No te sé decir por experiencia si puede ocurrir más de una vez, pero que existe, eso desde luego.
    P.D: No eres cursi, al menos para mi.

    ResponderEliminar
  3. Juan, el problema de esperar demasiado es que demasiado nunca llega, y lo especial no te parece especial porque tú lo imaginaste aún más especial :S

    Jose Luis, supongo que he de alegrarme de no ser cursi.

    ResponderEliminar