16 de abril de 2012

Llamémoslo ...

De repente, se quedó parada.
Quizás porque ya estaba exhausta de tanto correr siempre y todo el tiempo,
o quizás era el miedo a caer y haber olvidado cómo se hacía para levantarse.
No sabía cómo llamar a esa sensación.
Decidió llamarla ilusión, porque la palabra amor hacía que le temblasen los labios y se le encogiese todo el cuerpo.
Decidió llamarlo ilusión porque el amor era para chicas afortunadas, idiotas o conformistas.




Si puedo escapar... es con la mente. Me quiero evaporar... entre la gente.

7 comentarios:

  1. La cuestion es no dejar de levantarse una detras de otra.

    ResponderEliminar
  2. El amor no es para conformistas, todo lo contrario! Es una de las cosas que más inconformismo requieren en esta vida, al menos si se quiere mantener!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me refiero, más bien, a que eso que llaman amor es o para chicas con mucha suerte que lo encuentran de verdad, o para idiotas y conformistas que se engañan pensando que lo han encontrado.

      Eliminar
  3. Espero que esa ilusion se transforme en puro amor. Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Y qué mas da como se llame? Lo importante es esa sensación.

    ResponderEliminar
  5. da igual como lo llames, el nombre no importa una mierda, el caso es tener algo que te ayude a levantarte por las mañanas con una sonrisa ...o que te de ganas de reventar cristales, lo que sea menos apatía, eso no, digo yo

    ResponderEliminar
  6. La ilusión, que no se pierda nunca!

    ResponderEliminar