2 de marzo de 2012

Quizás sea verdad. Quizás yo no tenga derecho a hablar de amor.

Quizás sea verdad. Quizás yo no tenga derecho a hablar de amor. No te voy a mentir y tampoco me voy a mentir a mi misma. No tengo ni idea de lo que es tener mariposas en el estómago, tampoco conozco las fuerzas imparables ni los magnetismos inevitables, ni el placer más allá de sesenta segundos. Hace mucho que ni siquiera sé si creo en todas esas cosas, pero también sé que, de creer en algo, quiero creer en eso. No soy de esos corazones preparados para querer a medias. Eso no. Yo sólo sé de sensaciones. De sensaciones que jamás consigo explicar.

4 comentarios:

  1. Dudas,si existe un resquicio de dudas aún existe la esperanza.

    ResponderEliminar
  2. Yo cada día estoy menos segura de creerlo. Si encuentras la receta para cambiarlo, avísame. La recibiré con ganas.

    ResponderEliminar
  3. Pues no sé si será porque siempre me ha gustado pensar que Peter Pan es de verdad, o porque soy feliz creyendo que historias como la de la película de "El diario de Noa" puedes llegar a ser verdad.... pero el amor, como tú dices son sensaciones, y no solo esas que has escrito, sino muchas más que no se pueden explicar. Además, como ya dijimos una vez... cada uno quiere a su manera... y todas son igual de válidas.

    ResponderEliminar