15 de marzo de 2012

Lo siento,

no quiero odiarte. No me gusta ese sentimiento. Y cada vez hay más cosas que no soporto de ti. Sí, sí. Sé lo que estás pensando. Este no es mi estilo, lo sé. Yo habría hablado contigo de forma individual. Pero, por una vez en la vida quiero saber qué se siente estando de este lado. Quiero saber qué se siente cuando la única información que recibes son unas cuantas palabras ambiguas a través de una red social. Cuando no puedes contestar o preguntar las cosas que no entiendes.
Sé que no se me da demasiado bien lo de hacer lo correcto. Que siempre pienso con la cabeza, siento con el corazón, doy vueltas y vueltas y termino tomando las decisiones equivocadas. Qué le voy a hacer. Soy así. Pero lo intento. Y eso también lo sabes. Sabes que lo último que quiero en este mundo es hacerte daño. Porque me importas, porque te quiero, porque sigues siendo la persona más especial que he conocido, con lo bueno y con lo malo.
Pero estoy cansada de que me juzgues constantemente como si fuese una muñeca de trapo, como si no me importase lo que pienses de mi. Estoy harta de ser la mala de esta historia. Estoy harta de no saber qué es lo que pasa por tu cabeza, de no saber cómo se supone que debo comportarme. Yo antes me desnudaba a tu lado. Ahora hay veces que no sé si debería ponerme unos cuantos abrigos incluso aunque haga calor. El hecho de que yo sea más fuerte, más libre o más madura no te da derecho a lanzarme puñales, por mucho que creas que sí. Además, me sorprende. Tú sabes que en realidad soy la persona más débil del mundo. Créeme, no quiero que esto acabe mal. Pero tampoco me gusta dar explicaciones porque sí, ni justificar cada paso o cada decisión que tomo. Y mucho menos tener que adivinar qué coño es lo que quieres, qué es lo que no te va a ofender. No soy lo suficientemente hábil como para meterme en tu cabeza. Quizás en algún momento de mi vida tuve ese don, pero de ser así, lo he perdido. Estas cosas pasan, que dirías tú.
No sé. Pensé que debías saber todo esto. Por cierto, ¿sabes? Ya sé cómo me siento. Me siento una mierda. Estas cosas no se publican en un blog. Estas cosas no se lanzan como mensajes al aire. Qué le vamos a hacer. Esta vez tiene que ser así. También quiero que tú sepas lo que se siente estando en el lado contrario.

6 comentarios:

  1. Un texto clarividentes y nada conciso. Pero no tiene porque quedarse en el aire, y realmente es como te sientes y te ves capaz de decirlo a la cara (como otras tantas veces), no dudes en seguir haciendolo.

    Pero bueno,basta de dar consejo, y solamente haz lo que desees en cada momento sea acertado o no,porque de eso se trata la experiencia no mas.

    Un abrazote y pa lante.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón un blog no es lugar para decir según que cosas, pero muchas veces es la única opción para desahogarse .. Si te sirve para estar un poco mejor, adelante! Yo hago lo mismo. Me gusta lo que escribes. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Hola!!!
    Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs de Mujer. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat@gmail.com
    besoss
    Emilia

    ResponderEliminar
  4. un blog es para decir lo que tú qieras, que para algo es tuyo! (a no ser que alguien se ofenda)
    Sé cómo te sientes, y sólo puedo decirte una cosa... ve la tele, evitarás pensar ;)
    un beso, bonita

    ResponderEliminar
  5. "No quiero que esto acabe mal..."
    No es por meterme donde no me llaman,pero si uno no quiere...
    Y no te voy a decir eso de ánimo,porque sé que no te gusta..
    Así que intenta no pensar en lo malo >.<

    ResponderEliminar
  6. No me gusta dar explicaciones por todo... y muchas veces por eso he mandado a personas a la mierda.
    Creo que las relaciones con las personas tienen que fluir, sino desde luego hay algo que no funciona. Aún así, te digo lo mismo que Byron... ententa ver algo bueno y sobre todo... saber si te compensa.

    ResponderEliminar