30 de marzo de 2012

La (In)utilidad de las redes sociales.

Bienvenidos al siglo XXI. Siglo en el que la comunicación está tan avanzada que podríamos cambiar el mundo, si quisiésemos. Pero eso ya es otra historia. Eso ya sería hablar de palabras mayores. Eso sería convertir este post en un post serio, y no lo es. En absoluto. O sí. Depende de cómo queráis mirarlo. Yo más que nada quería hablar del uso o desuso que se da a las redes sociales.
El motivo de esta teoría (que formulo aquí como si supiese de lo que hablo y en realidad, no es más que una simple opinión) es que hace unos días encontré en el facebook de una amiga un reportaje de fotografías con su novio. Algunas me parecieron bonitas. Parecía que se querían mucho. Y de repente llegué a una en la que estaban en la cama. Ella abajo, él encima. Sí, tenían ropa. Gracias a yo que sé quién, no decidieron mostrarnos sus partes más íntimas. Comentándolo con otra amiga, me dijo que muchos de sus conocidos también subían ese tipo de fotos. Debo de estar en una época equivocada, pero no lo entiendo. Quizás es que yo soy demasiado tradicional o demasiado reservada. Quizás es que soy el único ser humano bajo la tierra que piensa que los actos románticos, mejor en privado. Puedo llegar a admitir una manifestación de amor pública en el vagón de un tren (aunque muera de envidia cuando parece real y piense "¡Qué gilipollas!" cuando la veo forzada). Puedo entender las típicas despedidas en plena calle y a gritos de "-Yo te quiero más. -No, no. Que yo te quiero más. -¡¡Que no!! Que te quiero más yo" (aunque me parezcan tremendamente cursis y pastelosas, o quizás es que yo sea una romántica porque pienso que esas cuatro palabrejas no significan nada cuando de verdad es eso lo que quieres expresar). Hasta ahí, vale. Partiendo de la base de que tampoco todo el mundo tiene una casa y una cama donde estar tranquilo. Pero lo siento. A lo de subir fotos metiéndole mano a tu novio a cualquier red social pública no llego.
No sé vosotros, pero cuando estoy con un individuo masculino en una cama, en lo último que pienso es hacer una foto. No voy a negar que en algún momento me hubiese gustado ser un Sim para que algún tipo de ente capturase en imágenes un momento mágico: tus labios rasgando mis pezones, tus manos dibujando corazones en mi espalda, mis ojos clavándose en los tuyos aquella primera vez o lo que sucedía cuando nos decíamos adiós. No voy a negarlo, sería un bonito recuerdo. Pero simplemente, en esos momentos piensas que no quieres que terminen, piensas en lo bien que te sientes o directamente, no piensas. Lo que me lleva a la conclusión de que estas fotos son forzadas. Lo que inmediatamente me lleva a la necesidad de mostrar. De mostrar, ¿qué? ¿Que tienes novio?. Para eso ponte de estado "Hola, tengo novio". Es igual de ridículo y por lo menos, no le cortas el rollo en el momento amor. ¿Que os queréis mucho? ¿Que os acostáis? Eso no nos importa, pero ya lo deducimos.
A mi me gustan las redes sociales (sino no estaría en casi todas ellas) y no lo voy a negar. Y me gusta tener alguna foto cuando me voy de vacaciones, incluso cuando salgo de fiesta. Me gustan las fotografías más absurdas que quizás sólo yo entiendo pero sirven para congelar sensaciones en un trozo de papel, y también esas que después te sirven para recordar a las personas con las que estabas. Me gustan las fotografías inesperadas, observar las caras e intentar pensar qué estaban sintiendo mis amigos en ese momento. Me gusta facebook, porque así puedo ver que hacen mis amigas (las que viven a 600km de distancia) cuando por uno u otro motivo somos incapaces de hablar. Me gusta facebook porque así podemos hacer eventos y planes cuando jamás coincidimos.  Me gusta facebook porque gracias a él mi padre se acuerda de mi todas las mañanas cuando lee "Cris está escuchando nosequé en Spotify". Me gusta facebook para compartir y descubrir música. Me gusta facebook por el simple hecho de compartir en general. Pero, ¿no deberíamos medir qué cosas queremos compartir?.
Después está twitter. Twitter, esa red social que cada uno utiliza a su manera. No voy a negarlo. Yo no utilizo twitter de manera profesional. Yo suelo twittear gilipolleces, de vez en cuando hago RT's interesantes y una vez al mes me pongo tremendamente ñoña. Pero me gusta porque me parece una gran herramienta para compartir (Cuando tienes algo interesante que compartir), para tener sensación de grupo, para encontrar gente con intereses similares a los tuyos y para informarse (Algunos a través de El país, otros a través del mundo y yo os recomiendo a @indiedemierda, porque sí. La inmediatez de la retransmisión de noticias vía twitter es alucinante.
Ahora bien. Ciertos usuarios hacen que twitter, directamente, apeste. Están los que intentan aparentar ser algo que no son. Típico twittero que se pasa el día hablando de sexo cuando su relación más intensa es con la almohada de su cama. Típico twittero que te dice: @flsmdksd Te sigo, ¿Me sigues? :) (Lo siento, pero jamás entenderé eso de los followxfollow. Sigues a quien te interese. Y punto. Que como leí una vez "los amigos de twitter no son como los pokemon, no tienes que hacerte con todos). Los que mantienen conversaciones día tras día y hora tras hora (A los que apetece decirles "Hola, existe una red social para conversaciones privadas. Se llama Msn. De nada.)
Si has llegado hasta esta parte del post, te mereces un pin. Ahora, la conclusión:
Yo creo que el problema de todo esto se basa en los límites. Cualquier tipo de red social te permite mostrar las partes de ti mismo que creas conveniente. Cualquier tipo de red social te permite dejarte conocer en mayor o menor medida. Y a veces parece que no tenemos límites. Lo que puede servir para acercar también sirve para crear una sensación de lejanía. Cuanto más muestras, más irreal parece (como el ejemplo de mi amiga y su novio en la cama). Yo creo que hay qué saber qué quieres compartir y con quién quieres compartirlo. Yo creo que los amigos cercanos deben tener ciertos privilegios. Yo creo que hay cosas que son tuyas y sólo tuyas. Yo creo que, hay sentimientos que si quieres mostrarlos públicamente debes hacerlo a través de un cristal y manchados con polvo. Yo creo que a veces deberíamos pensar más y actuar un poco menos. En determinados aspectos es una opción sensata. Y mostrar menos nuestro amor y hacerlo más.

4 comentarios:

  1. Eres ñoña hasta hablando de redes sociales, little C :)

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo cobtigo,demostrar menos el amor y hacerlo mas. Sun embargo estamos en un mundo cotilla donde nos gustan o le gustan sabee todos los pormenores de los demas y otros sienten la necesidad de que vean lo feliz que esta para acallar comentarios y terminar de creerselo. Facebook esta bien no te lo niego pero hay que separar lo que puede resultar creible,una foto linda,a otra puramente morbosa.

    ResponderEliminar
  3. Las nuevas generaciones vienen pegando fuerte.Nunca entenderé esas fotos como las que has descrito o aquellas en las que la ropa brilla por su ausencia.
    En mi caso uso Fb y Twitter,tenía Tuenti,pero lo dejé,estaba harto de lo mismo y más de lo mismo.Sales,subes 50 fotos e intentas demostrar lo guay que te lo has pasado.¿en serio hace falta?
    Ahí esta,para jugar al ajedrez cuando me aburro.
    Con Facebook me pasa algo parecido,y más desde que pusieron la pestaña de nueva actividad a la derecha que hace que cualquier cosa que comentes lo puedan ver todos.Es algo más formal que Tuenti,aunque las tarjetitas y demás están empezando a hacer que me aleje algo más de ella.
    La frase que más digo cuando no me encuentran en las redes,es "Búscame en Twitter" porque es la que más me representa,escribo lo que pienso,y puedo ver y compartir intereses comunes con otras personas sin necesidad de que sean "mi amigo". Muchas veces escribo con ironía,a veces con seriedad,a veces me lo tomo a cachondeo,como me vea ese día.
    No son las redes sociales en sí,son el uso que le dan las personas,y si empiezan a usarla mal,cada vez más personas lo hacen.
    Como decía mi madre,se pega más rápido lo malo que lo bueno.
    Ea,y no sé porqué te he puesto tanto,creo que sí,que me merezco ese pin.

    ResponderEliminar
  4. Es así y tienes razón, mira yo ahora estoy conociendo a una chica, y no he querido pedirle su tuenti, prefiero quedar con ella, llamarla y hacerlo así :)
    Pero twitter es genial :D :D

    ResponderEliminar