30 de marzo de 2012

Hola, tengo 21.

Soy de esas personas a las que les gustan los tatuajes. Aunque a decir verdad, sólo tengo uno y me lo hice hace menos de un año. Por miedo, por economía y porque, si escribo algo en mi piel, quiero que sea algo que de verdad quiera tener para siempre. El caso es que creo que lo más práctico que podría escribir en mi piel sería un: "Hola, nací en 1991".
Soy consciente de que no parezco muy mayor. Mido poco más de 1,60, no tengo demasiado pecho, tengo la nariz llena de pecas y para rematar mis características de nacimiento suelo llevar mochilas de cuero, diademas, zapatos de niña buena y calcetines con lacitos por encima de la rodilla. Pero tampoco es la situación tan dramática como para estar sacando dinero en el cajero de al lado de casa y que el imbécil del camarero del bar me pregunte si en mi colegio hicimos huelga. Colegio. Cuando ya hace tres años que soy universitaria. Y quiero pensar que con colegio se refería a uno de esos colegios en los que uno puede hacer hasta bachiller. Quiero pensar así.
Pero no es sólo eso. Hace una semana, estaba yo muy tranquila un viernes por la mañana, sin clase en mi casa, en pijama y prácticamente recién levantada de la cama cuando alguien llamó a la puerta. Mi compañera de piso se me adelantó, pero salí de mi habitación justo cuando ella abría. La conversación fue la siguiente:
Hombre vendedor de libros a domicilio: Hola, ¿están vuestros padres en casa?
Compañera de piso: No, vivimos solas.
Hombre vendedor de libros a domicilio: ¿Sois mayores de edad?
Compañera de piso: Sí, somos mayores de edad.
Hombre vendedor de libros a domicilio: Pero, ¿trabajáis?
Yo: No, estudiamos. Y sí, somos mayores de edad.
Hombre vendedor de libros a domicilio poco convencido: Lo siento, lo siento... Esto es que es para gente que trabaja, así que de todas formas no os lo puedo hacer.
Y se marchó. Y nos dejó ahí en la puerta. Y encima ni siquiera nos dio la revista de libros (que queríamos leer). Y digo yo, que si el requisito era trabajar, ¿Por qué no empezó la conversación con un "¿Trabajáis o vive aquí alguien que trabaje?". Porque lo mismo daba que fuéramos mayores o que estuvieran nuestros padres en casa.
Situaciones como esta forman parte de mi día a día. Y sí, tengo miedo de cumplir los 30 y que me sigan pidiendo el dni antes de entrar en una discoteca. Y que me sigan dejando pasar sin estar muy seguros de si hacen o no lo correcto. Que no venga el optimista de turno a decirme que cuando tenga 40 años agradeceré que me quiten edad. No lo agradeceré. No. Yo quiero tener mis años y punto. Y ya. Y son 21. Por mucho que tenga voz de pito, que no creo que me cambie a no ser que me ponga a fumar hasta morir, cosa que no pienso hacer. Y ahora que digo voz de pito, me vienen a la cabeza un par de conversaciones telefónicas en las que nada más descolgar el teléfono y sin necesidad de verme la cara me preguntaron si mis padres estaban en casa. Y una última con mi profesor de radio, tal que así:
Cris locutando: -Buenos días, blablablabla...
Profesor de radio: Vale, bien. Tienes la voz muy aguda.
Cris ya sin locutar: Oh. No lo sabía. Menos mal que tengo esta asignatura porque sino, jamás me habría enterado de algo tan importante como eso.

Vamos. Que si queréis que os coja cariño, decidme que aparento 60 años y tengo voz de camionero. Acabaréis con la mitad de mis traumas infantil-juveniles.

El caso es que después de reflexionar un rato, decidí empezar a vestirme de chica mayor. Dejar a un lado las diademas, mochila y calcetines y comprarme un bolso grande de Loewe, unos zapatos clásicos con mucho tacón y una camisa blanca lisa. Pero después me empecé a preguntar: ¿Qué llevan las chicas mayores en las piernas? Porque los shorts, no son muy de treintañera, ¿no?. Y nada. Que no supe responder, entre en crisis y decidí que prefiero ser una niña pequeña con 21 años.

(Lo que puede dar de sí una noche poco ñoña, sin sueño y con aburrimiento...)

10 comentarios:

  1. jajajajajaja, tranquila. a mi también me pasa todo eso y nací en el 1990.

    ResponderEliminar
  2. Eres la camionera de 70 años más robusta de nuestra casa.

    ResponderEliminar
  3. Y yo que creía que eso sólo me pasaba a mí...menos mal que ya estoy empezando a aparentar la edad que tengo (19,casi 20).
    Si te consuela,en el video que has colgado en Youtube,yo te echaba unos 19 años,y nada,que a vivir la vida!^^
    Que es muy corta!

    P.D: El video me ha gustado mucho,tienes carisma,y estás muy natural =) el momento corazoncitos del final es *-*

    ResponderEliminar
  4. Eso te pasa por comer medio petitsuise en vez de dos!!!

    ResponderEliminar
  5. Ya verás cómo llegará el momento en que tus traumas infantiles te importarán una mierda, y te dedicarás simplemente a ser tú misma sin importarte nada lo que digan los demás. Fuck them all!

    ResponderEliminar
  6. Cuando he llegado a la parte de "y que no llegue el optimista de turno..." me has quitado la idea de qué decirte en el comentario jaja
    Lo entiendo, da rabia. A mi con 18 años en unas piscinas me querían cobrar el ticket de "niña", de tal cabreo que pillé le dije que tenia 18 y acabé pagando más, pero me toco el orgullo. Y ahora, a punto de cumplir los 21, de vez en cuando me siguen pidiendo el dni...

    ResponderEliminar
  7. Sabes?,aun habiendote visto en el video y observando la niñez innats en ti,pense que eras mas mayor pero en cierta manera me alegra saber que despues de una noche ñoña o todo lo que tu quieras denotas madurez inhibida,no dejes apabuyarte por nadie y lo mas importante.no cambies solo dar otra cara eres como eres y punto.

    Pd. Te lo dice una que aun teniendo la treintera en su dni me echan venti....pocos.

    Buen finde 'pipiolina'. No te molestes por el piropo ehhhhhh!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Me pasa lo miiiiismo que a ti! Solo que yo no llego al metro sesenta, y no utilizo calcetines con lacitos por encima de la rodilla. Pero suelen echarme unos 14 años (con suerte) y me hacen interrogatorios a la entrada de las discotecas para comprobar que soy la que aparece en el dni.
    Y, la verdad, yo soy de las de: cuando tenga 40 años me echarán 30. Y se lo digo a todo el mundo que duda de mi edad, y encima les haces sentir mal porque piensan "por qué no tendré yo esa suerte". Comprobadísimo.
    Además, las chicas que parecen niñas son siempre más adorables, y le gustan más a los chicos porque parece que pueden hacer más por nosotras! x)

    ResponderEliminar
  9. Jajajaj tranquila! Hazme caso, yo que tu elegiría seguir siendo lo que eres y ya esta, sé feliz contigo misma. La verdad es que a mi no me ha pasado, bueno, tengo solo 14 años pero quién sabe! Un besito muy grande:D

    ResponderEliminar
  10. :D Que me he reido con algunas partes de la entrada es verdad y que me he sentido identificada tambien. Si sabre yo de edades no aparentadas...
    Se como eres, sin que importe la opinion y la edad. Despues de todo uno decide vivir sus años como quiere :)
    Un beso.

    ResponderEliminar