6 de marzo de 2012

Cosas que no deberían suceder.

Colgó el teléfono. Su rostro estaba, de repente, congelado. Quería llorar pero no le salían las lágrimas. Era incapaz de asimilar todo aquello.
En unos minutos pasaron por su mente todas las imágenes que habían formado su historia. Los primeros intercambios de sonrisas en la playa. Cuando ella se escondía debajo de la toalla para que él no la viera. Las primeras conversaciones. ¡Cómo le había costado pronunciar las primeras palabras, maldita timidez!. Lo recordó todo. Las fiestas, los juegos, cuando se disfrazaban de personas incorrectas. Recordó cuando, por primera vez en la vida se imaginó vistiéndose de blanco y subiendo, de su mano, al altar. Recordó el último verano. La distancia inevitable que se había instalado entre sus cuerpos. Recordó como la confusión, los celos, la impotencia y la rabia habían hecho lo bonito menos bonito, pero seguía siendo bonito. Todas estas imágenes la hicieron sonreír para, segundos después, romper a llorar.
No, no, no. No podía ser. Tenía que ponerse bien. Tenía que ponerse bien inmediatamente. En aquellos momentos sólo quería abrazarle. Sólo quería decirle que era especial, que era fuerte, que había cambiado su vida, que le había querido. Sólo quería hablar durante horas y horas con él. Volver a pasear por su playa, por la playa mágica. Volver a desear ahogarse para que él la salvara. Volver a sonrojarse cada vez que la miraba. ¿Por qué? ¿Por qué la muerte había decidido echarle un pulso si ni siquiera había vivido treinta primaveras?. Tenía que ponerse bien. Tienes que ponerte bien.

7 comentarios:

  1. Si deseas algo con mucha fuerza se acaba cumpliendo.

    ResponderEliminar
  2. walt disney, lo dijo si puedes soñarlo puedes lograrlo, de una forma u otra si tenemos dedicación y esmero por nuestro sueño, a la larga o corta los terminamos consiguiendo.
    Gracias por pasarte por mi pequeño espacio.
    Tu entrada me hizo extrañar aun mas a mi novia.
    Bless!.

    ResponderEliminar
  3. No sé si eres atea o crees en algo. Pero yo voy a rezar por él, a ver si eso sirve de algo.

    Respecto a tu comentario en mi entrada, lo entiendo, pero fue un momento de mucho enojo y tuve que reducirlo para no escribir ochenta páginas al respecto. Igualmente, yo en actos soy mucho más comprensiva que con mis palabras.

    ResponderEliminar
  4. QUE HERMOSA ENTRADA, DE VERDAD ME ENCANTO.

    ME SEGUIS? Y TE SIGO, UN BESO GRANDE

    Atte: Fati.-

    ResponderEliminar
  5. La vida a veces nos arrebata lo que mas queremos sin remision alguna. Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Madre mía.. a veces la vida nos pone unos obstáculos que hay que saber superar...
    Gran entrada, baby!
    Besazos

    ResponderEliminar