11 de marzo de 2012

Buscas a tientas el olor a mandarinas.

Tenía miedo. Miedo a que siempre le saliese todo mal. Miedo a engañarse, miedo a engañar. Miedo a tener algo bueno durante un tiempo y destruirlo o dejar que se destruyera. Miedo a jugar por miedo a perder la partida. Miedo. El miedo siempre había sido su mayor enemigo.
Volvió a mirar al espejo. Su rostro estaba pálido, sus ojos de color rojo amor, rojo sangre. Las pecas en la nariz conseguían dar un aspecto dulce a una mirada tan triste. Su subconsciente dio un puñetazo al maldito objeto protagonista de tres cuartos de sus pesadillas y su imagen se fragmentó en mil pedacitos. Así se encontraba ella ahora misma. Era un conjunto de piezas y sentimientos desordenados que no era capaz de ordenar. Quizás, por el camino, había perdido algunas partes.

7 comentarios:

  1. la falta de confianza en uno mismo siempre produce miedos. creo que para ganarla hay que conocerse y aceptarse a uno mismo, y eso muchas veces es complicado como bien dices.

    ResponderEliminar
  2. Lo único de lo que hay que tener miedo es a tener miedo. Y, en el fondo, los sentimientos dEsoRdenados no son tan malos... ;)

    ResponderEliminar
  3. "Repartir el placer,prolongar el encanto"^^
    Cada vez esto se parece más al título...

    ResponderEliminar
  4. El miedo es una de los sentimientos peores que puedes tener porque te dejara inmovil, sin poder disfrutar de lo que realmente quieres. Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Sergio, conocerse a uno mismo demasiado bien a veces genera más miedos. Cuando lo que conoces de ti mismo es que se te da bien eso de meter la pata, decidir e incluso, no saber elegir.

    dEsoRdeN, el miedo al miedo es el que más odio de todos los medios, junto al miedo a no estar a la altura. Los sentimientos dEsoRdenados creo que en parte son inevitables. Sino, no serían sentimientos que esto no son matemáticas. El problema es cómo de compleja sea la maraña en la que están metidos :)

    Byron, gracias :) Letras con sentimiento las de Zahara :)

    Juan, el miedo tiene una componente positiva. En el fondo no existe miedo sin esperanza ni esperanza sin miedo. El miedo siempre está ahí incluso cuando no somos consciente de ello. Pero hay que convivir con él de la mejor forma posible. Actuando como si no estuviera.

    ResponderEliminar
  6. El miedo no nos deja caminar... siempre es el miedo. Claro, que dicen que gracias al miedo evitamos cometer grandes errores... es un sentimiento encontrado, que te paraliza, unas veces para salvarte y otras para dejarte caer...

    me ha gustado mucho tu blog, volveré por aquí :)
    Un beso, bonita!

    ResponderEliminar
  7. Cris, tienes la asombrosa capacidad de describir tal cual como yo me siento. Este que has escrito aquí es mi estado "chof"... Y últimamente me visita más de lo que me gusta.

    ResponderEliminar