5 de marzo de 2012

Algún día de estos...

Algún día de estos te voy a enseñar lo que es un beso. Pero un beso de verdad, no de esos que se reparten de forma gratuita, no uno de esos que puedes encontrar en cualquier discoteca un sábado por la noche, no un simple beso de cariño tintado de nostalgia y esperanza, no. Un beso de los que ni siquiera tienen lugar en las películas más románticas y pasionales, un beso que no puede describirse con palabras. Un beso que, para entender, tendrás que experimentar con tus cinco sentidos. Un beso de los que marca un antes y un después, uno de esos que hace que las dudas se evaporen, que te muestra que merece la pena arriesgar. Un beso que haga que en ese instante exista el beso, nada más. Un beso del que no vale la pena hablar. Advertido quedas. Te aseguro que, después de ese beso, tú no volverás a ser tú y yo no volveré a ser yo.

9 comentarios:

  1. los besos de discoteca un sabado por la noche estan generalmente vacios, solo saben a alcohol y pintalabios, si, mejor que te den uno de los que tu descrives

    ResponderEliminar
  2. Me has dado ganas a mí también de dar un beso.
    Y sí, eres la culpable del título de mi entrada, por haberme hecho conocer Love of Lesbian.

    ResponderEliminar
  3. Esto es a lo que yo llamo procrastinar, esta noche le cojes y lo haces, y punto. Un besazo (de los que hacen olvidar el sentido ea).

    ResponderEliminar
  4. Siempre merece la pena arriesgar, siempre. Si no lo haces ahora, ¿cuándo lo harás? No me canso de decirlo.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado¡¡ Si, un beso de verdad ;D un besitoo!

    ResponderEliminar
  6. Yo se de alguien a quien le debes algo de aqui.

    ResponderEliminar