5 de febrero de 2012

Utopía.

Una vez vino alguien y me habló de la utopía. Me dijo que era eso que siempre estaba dos pasos por delante de ti y que, cuando avanzabas, avanzaba dos pasos más, manteniendo siempre esa distancia. Algo así como si intentases alcanzar a tu sombra o ser igual de viejo que tu hermano mayor. Esa misma persona me dijo cuál era su utilidad, porque así, a simple vista, era un concepto un tanto absurdo. Me dijo que servía para caminar. Por aquel entonces, no pensé mucho más en el tema. Sin embargo ahora creo que tenía razón. ¿Es necesaria la utopía? Yo creo que sí, y que cada uno tiene la suya. Para algunos esa utopía es un ser supremo. Una vez le pregunté a mi padre que por qué creía en Dios y me contestó que era lo que hacía que la vida tuviese sentido, que sino, ¿Para qué vivíamos?. Mi utopía es algo que no tiene nombre, o por lo menos, que no se puede describir con una sola palabra. Podría nombrarla como "perfección", pero tampoco es eso exactamente, solo algo parecido. Ser buena elevada a infinito y hacer que mi mundo lo sea también, conmigo. Y claro que la necesito. Necesito esa utopía porque de esa manera seré todo lo buena que pueda llegar a ser, y no me enfadaré por no conseguir alcanzar el concepto con exactitud, ya que parto de la base de que es utópico, de que no existe...



(Utopía. Interesante concepto. Entrada absurda. De esto que necesitas explicar, debatir y compartir a cerca de algo que no sabes expresar con palabras.)

2 comentarios:

  1. De absurda nada,esa utopía es lo que da sentido a la vida.
    ¿O hay alguien en la tierra que viva sin creer en una utopía?
    No lo creo...

    ResponderEliminar
  2. Guau, me encanta cómo escribes *O* coincido con tigo en muchos aspectos n.n

    ResponderEliminar