8 de febrero de 2012

Sen-loquesea

A mi se me da muy mal todo esto de poner nombres a las cosas. Podría buscar en el diccionario de sentimientos algo que consiguiese aproximarse a lo que eres para mi, podría. Pero estaría dejando a un lado demasiados factores y quizás, atribuyéndote atributos comunes y vulgares. Prefiero no llamarlo de ninguna manera. Y es que yo soy más de sensaciones. Por ejemplo, cuando voy a casa y me toca volver, tengo una sensación bastante rara. Como si me hiciese chiquitita, se me encogiese el corazón y me quedase fría. Y no es un sentimiento, no es nostalgia, ni rabia, ni impotencia. Es esa sensación, mía y de nadie más. Contigo me sucede algo similar. Que podría intentar llamarlo amor pero me temblaría la voz, porque no, no es eso. Es más bien una sensación de calor, un deseo de desnudarte, de desnudarme, en todos los sentidos que la palabra implica y al mismo tiempo, sentirme protegida. Es la sensación que provocan en mi tus ojos cuando no te atreves a pronunciar palabras, tus labios, tu manera de enfadarte, tu risa. Es una sensación difícil de explicar a la que no pienso llamar de ninguna manera. Pero una sensación que no quiero perder. Por nada del mundo.

8 comentarios:

  1. Cúmulo de sensaciones indescriptibles,creo que me suena...al final terminaré melancólico perdido al final del día,ya verás...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo por las noches suelo tener mi momento ñoño. Casualmente es también cuando, habitualmente, me da por escribir el blog. Pero, ¿Sabes? Me gustan las noches. A veces.

      Eliminar
  2. hay cosas a las que ess mejor no ponerles nombre

    ResponderEliminar
  3. Eso es fantastico, ademas no tienes porque sentir lo que sienten los demas tu eres tu y los demas son los demas, lo que tienes que hacer es disfrutar de eso a tope. Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Lo que uno siente es lo que hace diferente a los demás, y la verdad que intentamos siempre ponerles nombre para aproximarnos a ello, a lo que hemos deseado y querido sentir a nuestro lado pero que al final no tiene relación, el lenguaje es simbólico. Espero que pases una buena semana y que estés, me alegro mucho de que visites mi blog ^^, gracias y hasta luego.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta muchísimo esta entrada, y además, la comparto al 100%

    ResponderEliminar
  6. En esto en concreto difiero: le tengo que poner nombre a todo, al menos en mi cabeza. No puedo evitarlo, tengo que organizarlo todo y saber en cada momento lo que es cada cosa, qué es lo que siento o qué estoy viviendo. Le doy mucha importancia, les otorgo a los nombres una identidad y me guío por ellos. Un beso.

    ResponderEliminar