28 de febrero de 2012

Que suceda algo...



Que suceda algo inesperado. Una casualidad. Que se desencadene un terremoto y las piezas del puzzle se desordenen hasta ordenarse, como en los cuentos de hadas. Que encontremos nuestro lugar. Y que sea nuestro, nuestro de verdad. Quiero algo feliz, pero que no sea un final. Quiero un principio feliz. El ruido de una respiración, el calor de un cuerpo, la magia de una sonrisa. Quiero volver a sentir eso que no sé describir. No es ese momento que dicen algunas personas en el que no te importaría que el mundo terminase, no. Es otra cosa. Es que el mundo ya haya acabado, porque en ese preciso instante no hay mundo, no hay casa, no hay nada más allá de su boca y la mía. Quiero, quiero, quiero...

6 comentarios:

  1. Vaya, yo tampoco creía que alguna vez encontraría a alguien con los mixes de gustos musicales que tú dices. Por cierto, gracias a tus entradas he empezado a escuchar Love of Lesbian y lo poco que conozco me gusta bastante.

    Los Juegos del Hambre y Juego de Tronos, ¡recomendadísimos, desde ya! De verdad te lo digo, léelos. Y respecto a lo de mis entradas viejas, yo encantada de que las leas. *-*

    Y respecto a tu entrada, que a pesar de lo escueta me pareció bellísima y, para variar, me he sentido identificada... Pues me ha encantado. Has sabido reflejar la complejidad de tus deseos y hacerlos lucir como algo muy simple. O eso creo.

    ResponderEliminar
  2. que lindo :)
    es cierto el mundo desaparece cuando besas sus labios..
    un besazo enorme (L)

    ResponderEliminar
  3. me senti tan idenificada. hermoso texto!

    ResponderEliminar
  4. "Quiero volver a sentir eso que no sé describir".

    Son justo esos momentos los que de verdad merecen la pena recordar =)

    ResponderEliminar