7 de febrero de 2012

Paralizada.

- Estás ahí, parada, y observas que un lobo viene corriendo con cara de hambriento. Sientes necesidad de avanzar pero no puedes porque ante ti hay un pozo infinito.
-¿Y entonces?
-Entonces, decides retroceder para salvarte. Y justo en ese instante te das cuenta de que tus pies se han pegado al asfalto. Estás ahí, viendo como se acerca, imaginando los miles de finales posibles para esa historia, intentando hacer algo, sin poder hacer nada.
- ¿Y qué sucede cuando llega el lobo?
- Que te besa. Y es un beso salvaje, desgarrador, pero a la vez dulce y adictivo. Duele y quema, pero el placer es tan grande que ya no quieres retroceder ni avanzar. Solo quieres quedarte quieta, aunque te vayas desangrando poco a poco.

8 comentarios:

  1. el lobo es el amor no??
    si es así, me ha molado bastante la forma de expresar lo q genera el amor, si no es así... no lo he entendido! xd

    p.d:soy tito

    ResponderEliminar
  2. ¿Por qué será que tantas grandes cosas, dulces e intensas, son a la vez adictivas y peligrosas?

    ResponderEliminar
  3. A veces el lobo no es tan fiero como lo pintan. Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Desgarrador... te vas desangrando poco a poco, te absorben todas tus energías, el Karma se vuelve negativo, y seguimos ahí, paralizados... sin saber porqué ni cómo, pero seguimos quietos.
    ¿Por qué nos da tanto miedo los cambios? ¿y Desprendernos de algo muerto?
    Besazos!

    ResponderEliminar
  5. Me encanta el lobo, dueño de besos...
    Nadie la atribuiría ese aspecto... Me ha gustado mucho =)

    ResponderEliminar
  6. De esos besos hay pocos... pero muchas veces no sé hasta qué punto son bueno. Porque un beso creo que te tiene que llenar de algo (ya sea energía, felicidad, amor... lo que sea) no desangrar

    ResponderEliminar
  7. Pero si es un beso prohibido, imposible...

    ResponderEliminar