20 de febrero de 2012

Olvidar.

-Ojalá pudiéramos aprender a olvidar lo que queremos olvidar.
-¿Estás seguro? A mi no me gustaría. Solo de pensar en la idea de que en un momento de enfado podría haber dejado fuera de mi vida a las personas más importantes...
-Aprenderíamos a controlar los enfados.
-¿Cómo? Si después lo olvidamos. Olvidamos lo que sentíamos, es como si nunca hubiésemos sentido nada...

(Pensó en la idea y de repente sintió terror. ¿Cómo sería su vida si de verdad hubiese tenido el poder de olvidar? Peor, fijo que peor. Gracias a Dios a veces los deseos no se hacen realidad)

6 comentarios:

  1. Quizás olvidar no me gustaría, pero dejar de sentir, si. Olvidar es terrible, todo lo que somos lo construimos en lo que hemos vivido, y si lo olvidáramos seríamos la misma persona de antes de hacerlo. Pero dejar de sentir... poder recordar pero sin tristeza, dolor o remordimiento... Éso si me gustaría.

    ResponderEliminar
  2. Olvidar es imposible, la verdad, es que ni me gustaría olvidar, porque por una parte, esos bonitos momentos, no se podrían recordar, y sin ellos, no somos nada, luego de los malos, no sé... con ellos aprendemos.
    Un besazo muy grandee!

    ResponderEliminar
  3. Ya sabes lo que pienso, que no hay que olvidar nada. Todo nos ayuda, lo bueno nos hace felices, pero lo malo nos empuja a no cometer los mismos errores o, al menos, a afrontarlos de forma diferente.

    ResponderEliminar
  4. Los momentos malos tambien forman parte del recuerdo, y lo mejor que tienen es que de ellos se aprende! Sin malos momentos los buenos perderían su valor.

    ResponderEliminar
  5. Las cicatrices nos recuerdan lo que llegamos a amar, lo que nos impulsó a seguir adelante y nos levantó hacia el infinito. Las cicatrices nos recuerdan que estamos vivos.
    ¿Para qué borrarlas?
    =)

    ResponderEliminar
  6. ¿Olvidar algo que sentíamos? Rotundamente no,no y no.

    ResponderEliminar