3 de febrero de 2012

Inseguridad.

¿Alguna vez has sentido que todo te venía demasiado grande y has comenzado a hacerte más y más diminuta conforme pasaban los segundos?. Imagina lo que se siente cuando vives en ese estado permanente. En un mundo que te queda ocho tallas de más. Yo suelo sentirme así.
Me gustaría que en algún lugar vendiesen pastillas de seguridad, píldoras contra el miedo, dosis de valentía inyectables en vena. Me gustaría que algunas veces, algo viniese con un manual de instrucciones para no sentirme tan impotente. Impotente sabiendo lo que quiero, impotente sabiendo cuáles son los obstáculos que me impiden conseguirlo e impotente sin saber cómo sortearlos.
Y sí. Hace mucho que tengo localizado el núcleo (o los núcleos) del error. Tengo grabada en mi cerebro su forma exacta, su composición y cualquier tipo de característica que se me pueda ocurrir. Sin embargo no basta. Nunca es suficiente.
Sigo siendo un puntito dentro de un lugar infinito.

Texto que debéis acompañar con "Carta a todas tus catástrofes".

6 comentarios:

  1. Sí, efectivamente, a veces me he sentido así... pero creo que hay que cambiar el chip :)

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. No calcules tanto, tal vez no hay una fórmula o una pastilla.

    ResponderEliminar
  3. Nada externo va a poder darte la seguridad en vos misma. Sólo vos. Así que... Confiá.

    ResponderEliminar
  4. Si tienes claro lo que quieres, ya tienes el factor más importante. Puede que a lo mejor te falte motivación, que de eso no dices nada. Yo muchas veces me he sentido como tú, pero hasta que no he encontrado un punto de apoyo... una motivación que de verdad me anime a luchar para conseguir lo que quiero y superar mis miedos, no soy capaz de intentarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh. Yo lo de la motivación, siempre lo he tenido muy en cuenta. Y siempre suele ser algo que me sobra.

      Eliminar
  5. Cuando confías en ti misma, empiezas a confiar en el mundo. Y, en ese momento, es cuando te das cuenta de que el comienzo de una sonrisa, puede cambiarte la vida

    ResponderEliminar