2 de enero de 2012

Grande. Pequeño.

De pequeños creemos que el mundo es nuestro. Después, mientras crecemos, nos vamos volviendo diminutos ante un universo de posibilidades, ante un conjunto de caminos infinitos para llegar, probablemente, al mismo lugar o a lugares distintos. Pasamos de creer en todo a no creer en nada. Con los Reyes Magos se van el amor y los "para siempre". Nos hacemos expertos y al saber que existen todas las cosas que desconocemos pasamos a ser unos absolutos ignorantes. Entonces es cuando debemos centrarnos no en el mundo, sino en nuestro mundo. Todo lo que me rodea es complejo. Las personas se asocian por intereses diferentes, a veces incomprensibles. Las motivaciones variadas no son asimilables por cualquiera. Y dentro de ese caos de elementos, uno se mira en el espejo y se da cuenta de que pocas veces piensa en los trascendental. De que, en muchas ocasiones para salir a la superficie hay que pisar fondo e impulsarse. De que equivocarse es algo normal cuando de entre esa inmensidad de posibles elecciones quizás solo una sea correcta. Puedes equivocarte muchas veces, todas las que sean necesarias. Pero basta un acierto, el acierto adecuado para que todo esto valga la pena. Los "para siempre" si existen, lo que pasa es que no siempre los vemos. Existen infinitas cosas relativas. El tamaño, la forma, la inteligencia... pero una, solo una, no lo es. Quererte no es relativo. Es una verdad absoluta.

9 comentarios:

  1. ¡Qué bonito! Me ha encantado lo de "Quererte no es relativo. Es una verdad absoluta" Y la verdad es que tienes razón ¿quién no quiere que dure? ¡Gracias por pasarte!

    ResponderEliminar
  2. Preciosa. A veces me gustaría que volviéramos a ser esos inocentes pequeñajos. Me encantaba pensar que cada 5 de Enero entraban por arte de magia en mi casa los Reyes Magos y me dejaban todo lo que había pedido. Dulce inocencia, que por desgracia, ya nunca volverá.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado este texto, de verdad!

    ResponderEliminar
  4. Lo que hace que no lo veamos es nuestro egoísmo.
    Con la edad aprendemos que el mundo no gira alrededor de nosotros y aprendemos de él.

    ResponderEliminar
  5. A ver si saco tiempo:) Veo que tienes cada vez mas seguidores! Me alegro, parece que la gente se da cuenta de lo bien que escribes:) Yo precisamente tengo que centrarme, no en el mundo sino en el mío jaja:D Y con la inocencia y las ganas de una niña pequeña, a comerse el mundo! Un besazo:)

    ResponderEliminar
  6. Grande, grande, GRANDE!!!!!

    ADORO este texto, de verdad. Es que no sé ni qué decir, no se puede añadir nada.

    ResponderEliminar
  7. Que GRAN verdad lo que has escrito. No me ha encantado, sino lo siguiente. Un beso enoorme! (cada vez me gusta más lo que leo por aquí:D)

    ResponderEliminar
  8. Y qué verdad absoluta tan bonita... Y qué bien escrita... Creo que todos tendríamos que aprender a sentirnos grandes alguna vez...

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado la última frase! Y por cierto, yo creo que todos, al menos en navidad, sacamos otra vez a la luz nuestra inocencia, y volvemos a creer, aunque sea en solo una cosa: el amor

    ResponderEliminar