28 de enero de 2012

Algo que no sabría nombrar.

Puede que sea complicado de entender si antes no intento explicar un montón de cosas que quizás sí habría explicado en mi blog cuando era privado pero que jamás explicaría ahora que es público, pero yo en eso del amor tengo los conceptos diferentes a los de casi todas las personas que conozco.
Puede que pienses que estoy equivocada, y que todo el mundo necesita a alguien a su lado para ser feliz. Pero yo busco algo más. Yo no quiero simplemente afecto, cariño, necesidad... no. Yo quiero locura, pasión. Yo entiendo el amor como una obligación, como algo que aparece y no puedes dejar a un lado. Porque moriría una parte de ti, porque morirías tú con esa parte. Y no acepto puntos intermedios. No me gustan los sentimientos de mentira. Esos que, por algún motivo inesperado, se rompen. O rompen para no romperse, que es peor. No quiero nada a medias.
Pero también es cierto que a veces necesito un abrazo. Que a veces no soy tan fría. Que a veces pienso, y pienso, y pienso... pienso en que querías que te consiguiese la luna, las estrellas, el sol, las nubes, el arcoiris... la galaxia. Y lo habría conseguido, claro que lo habría hecho. Pero ni siquiera me prometiste que te quedarías allí, conmigo. Ni siquiera eso. ¿Alguna vez piensas en ello? ¿Alguna vez piensas antes de juzgar? ¿Alguna vez me visualizas como un ser humano?.
Sí. Sé que en el fondo es mi culpa. Que yo soy la chica de piedra y hielo, la que nunca llora, la que no suele sentir. La que consigue dejar a un lado todo aquello que puede hacerle daño. La que toma decisiones y jamás se arrepiente de nada. Admitiría que cualquier otra persona del mundo me juzgase como tú sueles hacer. Cualquiera menos tú. Porque tú sabes que todo eso no es más que una fachada. Porque tú me has visto morir de dolor, de humillación, de culpabilidad. Y al segundo me has matado de amor.

7 comentarios:

  1. Cuando dejamos que una persona nos conozca, no nos queda más remedio que asumir lo que eso conlleva.
    De todas formas... sabes una cosa? A mí no me parecías una chica de hielo (no te voy a decir en qué me fijé para decirlo... pero es así)

    ResponderEliminar
  2. Solo el tiempo nos ayuda a comprender qué necesita cada persona en una etapa de su vida.
    No desesperes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi no me pareces una chica de hielo, una de hielo sería la que no siente nada, una cosa es expresarlo y sacarlo fuera a no tenerlos. Y la verdad es que amor del de verdad, del que tú as dicho, no he encontrado nunca en la vida, parece que esas personas se escondan, y tardan muchísimo en encontrarse. UN BESOO

    ResponderEliminar
  4. SIguiendo con las analogías de Gossip Girl... Parece que eres Dan y has sabido capturar realmente lo que hay en mi cabeza, lo que pienso. Me alegra saber que no soy la única que piensa así.

    Lo de la entrada demasiado personal... no sé si verá la luz. No me gusta mostrar mis debilidades y mis miedos delante de gente que me va a juzgar y se va a aprovechar de ellos, y desgraciadamente mi blog es de conocimiento público por los que me rodean. Antes, cuando sólo me leían desconocidos no me hubiera importado, ahora no me atrevo. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. A tus pies, de verdad. Yo soy exactamente igual, excepto en lo de llorar..

    ResponderEliminar
  6. Creo sinceramente que es de las mejores entradas que he leído en mucho tiempo. Eres capaz de expresar lo que a veces pare imposible. Me encanta!!!

    ResponderEliminar
  7. Nadie puede vivir sin una pizca de amor, es vital.

    ResponderEliminar