20 de enero de 2012

20 de Enero.

Hoy es uno de los días más tristes del mundo. Uno de esos días de echar de menos hasta la saciedad y de arrepentirte de las cosas que no viste a tiempo, de lo que no supiste sentir a tiempo. De aceptar que a veces las oportunidades se van y desaparece. Hoy es uno de esos días tan tristes que no parece que sean reales. Uno de esos días en los que no lloras porque piensas que solo estás soñando, o que te están gastando una broma. No estaba planeado así. Aún quedaba demasiado tiempo por delante, todo el del mundo. Y de repente desapareciste para siempre. Jamás te pude dar las gracias por haberme querido, por haber demostrado al mundo en general que las segundas oportunidades tienen un sentido, que detrás de una máscara de fuerza y egoísmo se puede encontrar dulzura y afecto. Por haber despertado rabia pero sobre todo amor. Por haberme hecho palpar eso de que uno debe ser con el mundo como realmente es incluso cuando parece que el mundo va en su contra. Porque no te daba miedo nada. Porque jamás te vi débil, ni siquiera cuando te faltaban las fuerzas. Por recuperar la ilusión. Porque hubo tantas cosas que no pudimos apreciar... tantas cosas que quizás ya nunca se sabrán y tantas preguntas que solo tú podías contestar... No sé. Yo no creo en seres supremos, no creo que estés en ningún lugar, pero cuando te fuiste hubo un tiempo que sentía que estabas en todas partes. Un tiempo en el que me daba vergüenza que me vieras odiarme, que vieras herirme, que me vieras morir de humillación. Y ahora en realidad es como si estuvieras aquí. En cada gotita de lluvia, en cada pedacito de mar. Conociendo mundo y nadando libre, como aquellos peces que tanto te gustaba mirar.

La madrugada el 20 de Enero saliendo del tren, me pregunté que sería sin ti el resto de mi vida... y desde entonces te quiero te adoro y te vuelvo a querer...

4 comentarios:

  1. Si lo ha leído de alguna manera impensable, habrá sonreído de felicidad. Todo el cariño del mundo te mando en este día duro.

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo, porque para mi en general enero es un mes muy jodido que no deja de recordarme fallos, cosas que fueron y se acabaron...

    Pero el 20 ya ha pasado. Mejor mirar hacia adelante y fingir una sonrisa. Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Cuanndo se va una persona creemos que nos faltó tiempo para demostrarle lo mucho que le necesitábamos,pero no importa porque ellos lo saben desde alli =)

    ResponderEliminar
  4. ¡Cuánto tiempo sin pasar! jajaja, me he perdido en mis pensamientos y sobretodo en los exámenes.
    Sí, es muy duro que una persona se vaya, no lo sé con experiencia pero creo que no me falta mucho para tenerla la verdad. El ánimo va ligado a la esperanza y dicen que la esperanza es lo último que se pierde así que el ánimo también, ¡no pierdas el ánimo!
    Veo que te has mirado algunas plantillas, me gusta mucho el toque melancólico que dan las flores negras al rededor del cuerpo del blog, sigue probando cosas, un beso!

    ResponderEliminar