20 de diciembre de 2011

Noche de insomnio

Abro los ojos y por primera vez en mucho tiempo, no estoy helada. No tengo la piel de gallina e intuyo que mis dedos tampoco están morados. Tampoco hay aire a mis lados. Estás tú, ahí. Tu cuerpo caliente me da calor. Me salva del frío. De entre las infinitas cosas que podría hacer en este momento, solo se me ocurre una. Acurrurcarme en tu pecho y sentir tu respiración mientras miro tu rostro dormido. Podría pasarme así toda la vida. No sé cuánto tiempo transcurre, pierdo la conciencia. La banda sonora de mi noche de insomnio serán los latidos de tu corazón. Y cuando estoy ahí, soñando despierta abres los ojos y lo primero que ves son los míos mirándote fijamente, y lo primero que sientes son mis labios al rozar los tuyos, lo primero que hueles, mi olor. El tacto de mis dedos. Calentamiento de tus cinco sentidos idóneo para despertar. Me abrazas. Y el tiempo pasa, no sé cuánto. Solo sé que es otro modo de soñar sin dormir.

5 comentarios:

  1. Me ha despertado un sentimiento melancólico de algo que una vez tuve y perdí...

    ResponderEliminar
  2. Hermoso♥
    No tengo más palabras para describir tu escrito. La manera en que describes tus sentimientos es realmente alucinante. ¡Me ha encantado!
    No lo dudo ni un segundo, te sigo :3
    ¡Saludos!

    http://your-love-ismydrug.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Y muy buena manera de soñar sin dormir. Muy bonita la entrada, la verdad, gracias a ella he recordado que me pasó lo mismo y se me ha puesto la piel de gallina.

    Gracias por pasarte, un beso!

    ResponderEliminar
  4. un abrazo... tic tac... un beso... tic tac... una caricia, una mirada, un paseo...
    si el tiempo pasa y no espera por nadie...
    ¡¡Es una grandísima señal!!

    ResponderEliminar