7 de diciembre de 2011

N=7 o como tener sueños de los que no quieres despertar.

Te beso. Me besas. Nos abrazamos y haces caricias en mi espalda de esas que solo tú sabes hacer, con las manos frías pero el corazón caliente. Y cuando estoy descentrada, sumergida en el placer de tu piel rozando mi piel me sorprendes mordiéndome el cuello, y damos vueltas por el suelo congelado que sabe a ti desde esa primera vez de suelo congelado. Como el coco, como las estrellas, como los corazones, como el zumo de naranja con grumos, como tantas cosas. Y yo beso cada centímetro de tu piel, luego tú desgarras mis pezones con tus dientes y detenemos el mundo en un instante.
Me despierto. Soñando las cosas son sencillas, soñando a veces las cosas son tan y como queremos que sean. Soñar es contradictorio, ¿sabes? porque yo hoy estaba contigo y no me quería despertar. No quería que terminase todo eso, y sin embargo, cuándo abrí los ojos, no pude evitar que una lágrima recorriese mi mejilla. Ojalá, pensé, no hubiese sido un sueño. Quizás una pesadilla me habría hecho pasarlo mal pero por lo menos, por la mañana habría pensado "Por fin es por la mañana", con una sonrisa de oreja a oreja por poder salir de ese mundo infernal. ¿Sabes? Creo que accedería a tener pesadillas todas las noches si pudiera verte amanecer cada uno de los días que nos queden de vida.
No sé. Soy una cursi cuando hablo de ti, pero, ¿qué quieres? Mi mundo es pequeño, tan pequeño como mi habitación, y solo entran dos personas. Tú te has instalado aquí. Los demás no pueden pasar del hall, es lo que hay.
Quererte. Quererte sigue siendo fácil y difícil a la vez.

3 comentarios:

  1. "¿Sabes? Creo que accedería a tener pesadillas todas las noches si pudiera verte amanecer cada uno de los días que nos queden de vida."

    Increible la frase... me ha encantado la entrada

    ResponderEliminar
  2. "Creo que accedería a tener pesadillas todas las noches si pudiera verte amanecer cada uno de los días que nos queden de vida."

    Que bonito... Un beso.

    ResponderEliminar
  3. A mi me gusta más el final:
    "Mi mundo es pequeño, tan pequeño como mi habitación, y solo entran dos personas. Tú te has instalado aquí. Los demás no pueden pasar del hall, es lo que hay."
    Me encanta,enserio.
    :3

    ResponderEliminar