19 de diciembre de 2011

Lo irónico de todo esto

La vida son ironías en forma de capicúa. Nos conocimos un 18 de febrero, cuando ya estaba anocheciendo. No recuerdo que hiciese frío, pero tampoco sentía el calor. Estábamos ahí, tú y yo, lo cierto es que en mi memoria no cabe mucho más. Y el 18 de septiembre, unos cuantos años después, se volvió astromántico cuando nuestros bordes decidieron dejar de encajar. De ese día conservo muchas más sensaciones. Ese día todos los centímetros de mi piel desearon calor. Calor humano. Ese día estaba helada. ¿Qué por qué me parece irónico? Porque tú que me conoces sabes que odio las fechas, que las detesto. Con todas mis fuerzas. Y sin embargo estas, las que tienen que ver contigo, conmigo, las tengo tatuadas en algún lugar de mi cuerpo, con tinta invisible, de esa que solo yo puedo ver. Y se me ha hecho costra porque nunca me molesté en curarla. Y escuece. Y sí. Me has cambiado la vida un par de veces. Entonces y ahora. Me has enseñado lo que no quiero y lo que no quiero, has destruido las fronteras del sentimiento y me has hecho mejor persona. Has ejercitado mi corazón que se estaba muriendo, que era poco más que un órgano inerte. En su momento tuve miedo a perderte, miedo a perder todo eso. Tu que me conoces sabes que me cuesta pasar página. Deseé con todas mis fuerzas que me ayudases a creer cuando perdía la esperanza y que me dijeses que todo era posible, que podríamos con todo. Nunca lo hiciste. Ahora... ahora mi mayor miedo es olvidarte o que me olvides. Que nos alejemos tanto que dejemos de recordarnos. No, olvidar no es un don. Nunca podría ser un don. Que yo lo que soy lo soy en parte por ti y eso nunca va a cambiar. Solo me conformo con que tú te quedes con la mitad. Con haberte hecho la mitad de feliz de lo que tú me has hecho a mi. Solo por eso ya podría sentirme orgullosa. Jodidamente orgullosa. Ah, te quiero.


*Las frases en cursiva son de los créditos de la reedición de 1999 de Santi Balmes (Cantante de Love of lesbian)

5 comentarios:

  1. Encadenas muy bien las oraciones, dándole un sentido complejo al texto. Me sentí muy identificada. Yo también viví algo así, hace mucho tiempo ya. Tantos años que casi no lo recuerdo. Sin embargo, por más que a veces quieran disfrazarse de olvido, los recuerdos siguen allí. De tanto en cuando vuelven a salir, a renacer. Y me recuerdan por qué soy quien soy.

    Me has hecho reflexionar mucho, me agrada sobremanera hacerlo. Y algo que me pareció muy curioso... Yo nací un 18 de febrero.

    Respecto a lo que me comentabas en mi blog sobre la notificación de los comentarios. Si vas a la página inicial de blogger, te saldrá una opción que dice "Comentarios" entre tantas otras (Editar entradas, Configuración, etc). Allí los comentarios salen en orden cronológico, desde el último realizado hasta el más antiguo. Así podrás darte cuenta cuando te deje algunos regalitos desperdigados por tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Parece que ambos decidimos escribir más o menos sobre lo mismo hoy...
    No queda más camino que seguir adelante!

    ResponderEliminar
  3. No, olvidar no es un don y si lo fuera yo no querría tenerlo. Incluso cuando las cosas duelen me gusta recordarlas con claridad, cada detalle y cada gesto, porque sobre cada cosa y cada recuerdo está construída la persona que soy hoy.

    Sólo espero que no seas como yo, y aunque estas fechas las tengas clavadas no dejes que se infecten. Uno puede mirar una herida todo el tiempo que lo desee, pero no es bueno hurgar, ya que puede infectarse y ponerse fea. Un besazo :)

    ResponderEliminar
  4. Uff es difícil olvidar pero lo duro realmente es ser olvidado. Te hace sentir que ya no formas parte de ese mundo que antes te rodeaba y, sobretodo, te hace sentir insuficiente...

    No pretendo tampoco animarte, ¿quién soy yo para eso? pero si decirte que, si la historia es real y te ha pasado, las cosas no pasan porque sí, siempre he pensado en esos momentos que después de la tormenta llega la calma :)

    Gracias por pasarte, un beso!

    ResponderEliminar
  5. El 18? Para mí es el 13... Y también aborrezco las fechas, pero al final, todas las importantes que soy incapaz de olvidar estar relacionadas con el 13.

    ResponderEliminar