30 de diciembre de 2011

Ganas de ti.

Esta noche me desperté así como con frío. Con unas ganas locas de que me abrazases, de comerte a besos, de dejar que me hicieras el amor. Sí, sigo siendo la niña tonta que se ilusiona de repente pensando en tiempos futuros de probabilidad reducida. Tuve que perderme para que me encontraras. Ahora nos merecemos un poco de justicia. Sino, ¿de qué habría servido todo? ¿De qué me sirvió conocerte si no iba a poder disfrutar de ti cada uno de los días de mi vida?

4 comentarios:

  1. Para algunos,esa es una pregunta sin respuesta,espero que seas de las afortunadas en tenerla.

    ResponderEliminar
  2. "Pensando en tiempo futuros de probabilidad reducida"
    Me encanta las palabras que has escogido para expresarlo. ^^

    Y en cuanto a contestación a tu comentario... Si, hay errores que se pueden perdonar, pero hay otros que no. Y no me considero para nada rencorosa, pero te aseguro que si tuvieses tú esa conversación con alguien a quien aprecias, y que ha sido especial... tendrias un coctel de sentimientos no agradables.

    En fin, disfruta mucho por el norte y que pases una buena nochevieja ^^

    ResponderEliminar
  3. El mundo es grande, siempre hay alguien más.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta! Esa pregunta me la he hecho muchísimas veces! Y siempre no encuentro la respuesta. Ya perdí las esperanzas, ahora solo me queda esperar a que aparezca otra persona por lo menos como él.
    Un besito muy grande^^

    ResponderEliminar