31 de diciembre de 2011

Ahora sí. Propósitos.

1. Ver las cosas desde un punto de vista realista. No construir muros donde no los hay, no crear barreras sino sortearlas, no evitar los obstáculos sino destruirlos. Mi mirada hacia el exterior suele ser negativa. Suelo ver las cosas simples complicadas y hacer difícil lo sencillo, y no quiero que sea así. Tampoco pretendo un exceso de optimismo, no me gusta. No soporto que cuando haya nubes grises alguien diga "va a salir el sol". Solo quiero un término medio. ¿Qué no es fácil? Cierto. Pero imposible, tampoco.
2. Decir más. Porque soy de esas personas que conocen a la perfección el término "lo que no se dice, pero se siente". Y a veces supongo que a todos nos gusta escucharlo. Suplir mi carencia de expresión quizás no con palabras, pero con gestos. Querer más no, pero querer mejor.
3. No ser tan crítica conmigo misma. No castigarme por pequeños fallos, no odiarme por no estar a la altura, permitir tropezarme porque es de seres humanos no estar siempre al 100%. No cuestionar absolutamente todo lo que hago, digo o pienso. Aceptarme. Quererme. Conocerme.
4. No ser tan exigente con los demás. Permitir que también se equivoquen. Aprender a perdonar (Cuando sea posible). Dejar a un lado el rencor. No enfadarme cuando los planes se tuerzan inesperadamente.
5. No tomar decisiones movidas por impulsos. Por lo menos, no hacerlo así siempre. Y cuando así sea, no cuestionarlas después. Mirar hacia el futuro desde el presente y no desde el pasado.
6. No guardarme todo para mi. Asumir que no soy fuerte, dejar de intentar parecerlo porque no hace que las cosas duelan menos, hace que duelan más. Dejar que me conozcan tal y cómo soy. Que me curen las heridas cuando sea necesario. Y llorar. Llorar cuando haga falta. Aunque duela. Aunque sea vergonzoso. Conseguir que no sea así. Dejar de ser una sensible de incógnito y no tener miedo de reconocerme como un ser humano, que también lo pasa mal. No cuestionar mis sentimientos o la ausencia de ellos. Que por lo menos en eso somos libres.
7. Seguir dando pequeños pasos en cuestiones complicadas. No resolverlas del todo pero avanzar en ellas todo lo que sea posible. A mi ritmo, pero sin quedarme parada. Retrocediendo cuando sea necesario, pero sin perder la guerra por muchas batallas en las que no consiga triunfar.
8. Cosas menos trascendentales (típicas y poco probables de cumplir): estudiar todas las semanas (o por lo menos, ordenar apuntes todas las semanas). Ir viendo todas las películas que tengo ganas de ver y siempre terminan quedándose a un lado. Ponerme al día también con las series de la lista en cuestión, y con los libros. No perder tanto el tiempo. Escribir más a menudo el diario, porque a veces necesito expresarme y por pereza, termino haciéndolo aquí, y no es lo mismo.
9. Y resumen de lo anterior, pero centrado en ti. No cuestionarte, no presionarte, no intentar que te conviertas en una copia de mi misma. Aceptar tus miedos e inseguridades y ayudarte a combatirlos sin presión. Estar ahí dispuesta a hacerte feliz, como siempre, como tú también estás conmigo. No dejar que dudes ni un segundo de lo mucho que te quiero. Compartir lo bueno y compartir lo malo. Darte confianza, quererte. Ser más optimista con todas aquellas cosas de las que somos capaces. No creer en los imposibles. Confiar y regalar confianza. Crear más y más recuerdos de momentos que nos dejen sin aliento.


Quizás estos sean unos propósitos poco convencionales. Quizás no se parezcan a las listas que todo el mundo hace, o quizás se parezcan demasiado. Quizás parezcan demasiado sencillos, pero no lo son. Quizás son batallas que solo tienen sentido viéndolas a través de mis ojos. Pero si algo tengo a mi favor es que me conozco bien. Que sé dónde fallo. Que sé dónde estoy, y hacia dónde voy. Y cuando tienes claras esas cosas, solo hace falta caminar.


Feliz año 2012. Y feliz noche. Y a fin de cuentas, feliz-lo-que-sea. Vale con tal de que sea feliz.

6 comentarios:

  1. Aunque partimos de posiciones distintas, yo me he planteado muchas cosas similares para este final de año. Me gusta mucho tu tercer propósito, porque veo que te echas el mundo a la espalda con demasiada frecuencia. El mundo pesa. Y puede hundir. Y eso sí que no. Si 2011 no te ha hundido, ¿cómo vas a dejar que 2012 lo haga? Puedes con más cosas de las que crees, eso seguro. Que tengas un año muy feliz, a contar desde cuando quieras.

    ResponderEliminar
  2. Son propósitos de una persona que no es materialista, que intenta ser así como es sin avergonzarse y, sobretodo, que quiere cambiar por su bien. Me gustan tus propósitos, creo que debería tomar nota. Por cierto, me alegro de que te gustase mi nuevo diseño, un beso:)

    ResponderEliminar
  3. Me gustaría compartir contigo el propósito número 6,porque necesito una dosis de descanso conmigo mismo.
    Pero me temo que este año no lo voy a poder cumplir,me temo que este año lo intenté y no fue muy bien,conseguí todo lo contrario.
    Pero te deseo todo la energía y ánimo para este nuevo año.
    Sé feliz^^

    ResponderEliminar
  4. Acabo de leer una lista impresionante, porque son todo cosas que me gustaría hacer a mi. En lugar de esto, en mi lista he pueso simplemente "ser lo mejor que puedo ser", ya que creo que lo engloba todo. Un beso y que cumplas todos tus propósitos :)

    ResponderEliminar
  5. Son propósitos perfectos, de alguien que no lo necesita todo, y solo busca mejorar como persona, aunque, por como escribe, sea una de las mejores personas que jamás se podrán conocer. Feliz año!

    ResponderEliminar