7 de noviembre de 2011

Perderme para encontrarte.



Suena nuestra canción. Ahora quiero que recuerdes conmigo.
Olor a pólvora mezclado con coco. Cansancio. Oscuridad y mi boca susurrando "te quieros" en tu oído, contándote historias que quizás no te importaba escuchar. El cielo. Las estrellas. Miles de estrellas. Aquellas que siempre serían las mismas, que siempre te harían pensar en mí. Recuerda todo. Sigue recordando. Recuerda mis enfados, mis caricias, mis abrazos, mis besos. Recuerda el sabor de aquel helado extraño, la brisa del mar, recuerda incluso el dolor de tus piernas aquel día en que no te dejé parar de caminar ni un instante. Recuerda las patatas fritas, las vírgenes de la habitación, recuerda incluso aquello que nunca pensaste que te podría gustar y dime que conmigo no era todo diferente. Recuerda el zumo de naranja repleto de grumos y de amor. ¿Amor? ¿He dicho amor? Bueno, repleto de eso, de aquella magia.
Sigue conmigo. Recuerda cuando dentro de mi fortaleza descubriste mi debilidad, cuando te comprometiste a matar monstruos por mi. Pero no quiero que recuerdes solo lo bueno. Recuerda los enfados. Las veces que te hice llorar, que me hiciste llorar. Recuerda cada vez que me comporté como una niñata de mierda. Recuerda cuando te destrocé, cuando pasé de ti, cuando mandé todo a la mierda intentando demostrarme a mí misma que era más dura que el mundo. Recuerda que no pensé en ti, que solo pensé en mi porque a veces soy una egoísta. Pero al fin y al cabo, ¿quién sino iba a hacerlo? Tú. Tú en ese momento, pero yo no quise verlo. Estaba demasiado ocupada mirándome el ombligo.
Recuerda cuando me derrumbé y recuerda lo que sentiste. ¿Por qué volviste a aparecer? Si quieres te confieso que aunque no te buscase, te encontraba siempre en mis pensamientos nostálgicos, o en esos huecos en mi corcho que tú deberías ocupar, y que sin ti estaban vacíos por mucho que hubiese otra foto ocupando ese lugar. Hasta el corcho te echaba de menos.
Recuerda aquel verano en el que ya solo quedaba amistad y mis labios decidieron buscar los tuyos, pretendiendo encontrar respuestas a esas preguntas desconocidas, pretendiendo disipar la niebla de mi corazón, tratando de sentir algo diferente al dolor y al miedo. Y poniéndote a ti en peligro de nuevo. Recuerda mis numerosos intentos de hacer mi vida lejos de ti, y también las veces que parecía que lo iba a conseguir. Pero cuando encuentro una salida, tú apareces, es así.
¿Quieres seguir recordando? Pues recuerda los inviernos fríos, tus besos en mi nariz, el suelo frío de tu habitación, los masajes en la espalda, mi rincón de pensar. Recuerda la brisa del mar, y dime que mientras leías todas estas ñoñadas dejaste de sentir ese olor a coco. Dime que no te has echado lipsmacker ni una sola vez, que no te has chupado los labios. Strawberry taste.

Sabes todo de mi. Quizás mucho más que nadie. Me has conocido a través de palabras, y a través de acciones. Incluso mis partes más detestables. Sabes que tengo miedo a todo. Sabes que con frecuencia me ahogo. Que por mucho que te quiera siempre habrá una parte de mi mente empeñada en odiarse a mi misma. Sabes que me pongo insoportable con frecuencia. Que soy incapaz de dormir la mañana. Que siempre estoy fría. Sabes que a veces me meto tanto en mi mundo que no sé ver más allá de las cuatro paredes de mi corazón. Que me cuesta reconocer las cosas en voz alta y que no sé decir "te quiero". Que cuando una conversación se vuelve demasiado ñoña, digo alguna gilipollez para restarle importancia. Sabes que en una frase puedo decir seis veces la palabra idiota, que me encanta que te rías de mi, y que paso de desear pegarte a querer comerte a besos. Sabes que, esporádicamente, te puedo soltar la primer ñoñada que se me ocurra y dejarte KO. Sabes que no soy bruja, pero tengo muchos poderes y uno de ellos es ese de ser "el motor del caos". Sabes que soy cambiante, impulsiva, que siempre termino haciendo lo que quiero, pero después no puedo evitar pensar en ello. Que a veces miro tanto hacia atrás que no veo lo que tengo delante. Sabes que en el fondo, no puedo evitar buscar caminos que me lleven a sitios que no seas tú. Sabes que a veces creo en lo nuestro y otras no. Sabes que me planteo rendirme constantemente. Y sabes que en mis momentos de tristeza, ni siquiera tú puedes hacer que salga el sol, quizás sí ser una pequeña lucecita brillando en la oscuridad.

¿Sabes? Me gustaría saber qué piensas tú. Pero qué piensas de verdad, no qué piensas después de saber lo que pienso yo. Pero sé que nunca lo sabré, siempre terminó hablando primero. Lo que me pregunto es... ¿merece la pena? ¿por qué tú? ¿Por qué yo? ¿Por qué seguimos estando ahí si en realidad no paramos de hacernos daño? Y no sé contestar... Impotencia, rabia. Forman parte de nuestra historia. Y no sé si es normal, no sé si vivo engañada por los cuentos que me contaban de pequeña. ¿Sabes? A veces sueño con quedarme dormida hasta que venga mi príncipe amarillo (sí, amarillo, siempre amarillo, que a mi lo típico no me va) y me despierte. Y seamos felices. Y comamos perdices. No, eso no. Y comamos lechuga. Y tengamos gatos. Y una casa pequeña, con una cama diminuta que no nos deje respirar.... Y aún así, aún sintiendo todo eso, tengo la sensación de que si algún día te viera al otro lado de la calle, no dudaría ni un segundo en cruzar, aunque pasaran miles de coches a toda velocidad, aunque eso supusiera perderme.... perderme para encontrarte. Para encontrarnos.

3 comentarios:

  1. empece a leer con desgana, luego me engancharon tus palabras, y al final me emocionaste. Bravo por saber abrirte y explicar tan bien algo tan complejo, que muchos compartimos... aunque no haya respuesta a la incognita de la duda. saludos de un desconocido.

    ResponderEliminar
  2. Y yo ahora que te conozco un poco más... bueno, te conozco un poco más, y sobran las palabras ¿no?. Sigue haciéndolo a tu manera, con ese estilo que sabes que tienes, y me seguirás encandilando.
    Un besoo!!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta esta canción de Love of Lesbian :)

    Sobre el libro de Risto... es un libro muy raro, él a mi no es que me caiga especialmente bien, pero tenía curiosidad y por eso me decidí a leerlo.

    Del reto de los 30 días, la lista la voy a hacer a mi aire, porque hay algunos días que me parece una chuminada, así de claro xD.

    ResponderEliminar