19 de noviembre de 2011

Las cosas simples siempre parecen demasiado complicadas.

Y de repente estás tú, ahí, a mi lado, y estoy a gusto y no me importaría pasarme la noche entre tus brazos. Puede parecer absurdo, ridículo, extraño viniendo de mi. Yo que eso de sentir lo llevo jodidamente mal. Y es que no sé si me gusta o me asusta. ¿Cómo se pueden diferenciar esos sentimientos?.
Me asusta estar contigo porque supone dejar a un lado mis miedos, mis fantasmas y mis monstruos. Porque supone enfrentarse a cosas guardadas en un corazón alicatado. Porque implica abrirme a ti y dejar que me conozcas. ¿Y si no soy capaz de estar a la altura? ¿Y si nunca consigo darte lo que mereces? ¿Por qué hacer que te adaptes a mi peculiar forma de entender una relación si quizás no sea capaz de hacerte feliz?
Pienso demasiado. Lo sé. Tal vez sea cierto que las cosas que parecen complicadas pueden ser sencillas si creemos que lo son. Porque al fin y al cabo, el mundo es del modo que nosotros lo veamos, los sueños reales son aquellos en los que creemos y la magia existe si dejamos que entre en nuestra vida.

6 comentarios:

  1. complicar las cosas solo lleva a complicar cada situación....

    ResponderEliminar
  2. Hace tiempo conocí a una persona que me decía siempre que las cosas son fáciles si las hacemos fáciles. Que hasta el asunto más sencillo se nos puede antojar duro si no sabemos cómo empezar. Hazlo fácil.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta la entrada. Sí, es cierto, normalmente complicamos las cosas más de lo que lo son. He de decir que nunca sabrás si eres demasiado buena para una persona, porque siempre puede haber alguien mejor. Nadie es perfecto.
    Respecto a mi última entrada al blog, he de decir que no es una historia basada en hechos reales. Ni siquiera tengo 18 años, tengo 15.
    Las fiestas familiares, pues se podría decir que eso sí, porque siempre son iguales. Y respecto a él, no quiero olvidarle ni huir de los recuerdos ni nada parecido. Es más realmente mi cuidad no me recuerda a él, porque no es de aquí. Son las canciones y todo lo que has dicho en el comentario lo que me recuerda a él.
    Pero gracias por el ánimo de todos modos. Porque aunque no sea real, a veces me siento así, por eso lo escribí.
    Un beso! :D

    ResponderEliminar
  4. Es verdad que las cosas a veces no es que parezcan complicadas.. sino que lo son, pero no es tu caso! No puedes estar dandole vueltas a miles de posibilidades siempre. Tienes que vivir el día a día de vez en cuando, sin preguntarte si serás capáz de hacerle feliz. Eso no es algo que nos tengamos que proponer, sino que sale solo y lo descubrimos con el tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Las cosas son fáciles, las personas somos quienes las complicamos. =(
    Y lo de saber hacer feliz a una persona... qué cierto es... es una responsabilidad... ¿Y si esa persona me hace feliz a mi pero yo no se hacerle feliz a él ó ella?
    Cuantas dudad, ¿Verdad?.
    Un saludo desde Little Sigh.

    ResponderEliminar
  6. Nunca he creído que pensar sea malo, sólo cuando anulo el sentir. Y si tienes necesidad de sentir, siente, que seguro que eso te encamina hacia la felicidad. Cuando consigas diferenciar esos sentimientos, espero que descubras que te gustan.

    ResponderEliminar