27 de octubre de 2011

Some things shouldn't be destroyed.

"-Nunca debí huir de tí.
-¿Por qué lo hiciste?
-Estaba asustada, sentía pánico... fui una estúpida.
-Si me conocías tan bien... y aún así, te fuiste, quizás había algo malo en mi.
-No hay nada malo en ti, te quiero... siempre lo he hecho y siempre lo haré."


¿Sabes? Por unos días pensé que me podía olvidar de ti. Lo pensé hace dos veranos, y también hace un mes. Pensé que todo podría dejar de existir, incluso que podría dejar de ser recuerdo, que era lo mejor para que pudiésemos seguir con nuestras vidas. Pensé también que podía hacer que tú me olvidaras. Después me di cuenta de que no tenía ni la mitad de poder que creía. Siempre algo, alguien, en algún momento, aparecería y entonces todo volvería a mi mente, desde tu pelo hasta el sonido de tu respiración. Me equivocaba. Jamás podré sacarte de mi cabeza, y tampoco quiero. Algunas cosas jamás deben ser destruidas.
¿Sabes? Mis "hoy" siempre son una mezcla de ayer y mañana, y quizás siempre lo sean. Ahora mismo mire donde mire te encuentro. Puede que algún día dejes de estar en el futuro, pero siempre estarás en el pasado y por lo tanto, en el presente. 20 de los 28 motivos para sonreír de mi pared tienen que ver contigo, con lo que construiste para mí. El 90% de las palabras que han salido de mis dedos van dirigidas a ti, y también eres protagonista de las tres cuartas partes de cada uno de mis diarios desde el día en que te conocí.
Nadie puede enamorarse en 10 horas, ya sabes. Pero si puede sentir una conexión especial, ese tipo de magia, una fuerza irresistible. Creo que aquel 18 de febrero sucedió eso, o quizás ya había sucedido mucho antes de que tus ojos se juntasen con los míos.
No quiero que nada de esto se destruya. En el libro de mi vida siempre tendrás uno de los papeles principales, en mi cabeza un rincón reservado y de mi corazón cada uno de sus pedazos. Haré una copia exacta si es necesario, para seguir respirando...

3 comentarios:

  1. Creo que haces bien. Yo no creo haber dejado de querer a quien he querido en algún momento de mi vida. O, por lo menos, he tenido claro que quien era yo en aquel momento quería a alguien en concreto de la forma más intensa posible. Todos esos nombres, poquitos y todos ellos del pasado, para qué nos vamos a engañar, forman parte de mi vida. Me gusta esa magia que describes. Yo también creo en ella, aunque ahora mismo forme parte de un universo de fantasía que no se acerca a la realidad. Pero en algo hay que creer, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Intentar olvidar nunca funciona, el olvido viene sólo, por su cuenta, sin que seas consciente de ello. Mientras tanto está bien tener el pasado ahí volver la vista y disfrutar de lo que fue, o en todo caso simplemente tenerlo junto a ti, porque no podemos huir de nuestro pasado ya que ha construido a la persona que somos hoy.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  3. Intentar olvidar es un proceso dificil, largo y doloroso, y muchas veces frustrante, pero aún así: posible

    ResponderEliminar