10 de octubre de 2011

Senti... ¿Qué?

Sentimientos. Eso tan complejo que caracteriza lo humano. Durante mucho tiempo creí que era incapaz de sentir nada. Ahora me doy cuenta que cuando uno nota un vacío, ya está sintiendo. Quizás más que cuando se ve pleno de amor. El problema de los sentimientos es que no se pueden clasificar. Y, por lo menos yo, me siento cómoda cuando puedo distinguir entre lo bueno y lo malo, entre el sí y el no. En cambio los sentimientos no dejan de ser una oposición, un "prueba y verás". El amor, la amistad. Te pueden construir y destruir. Pero quizás la vida sea eso. Como un juego de lego. Cuando era pequeña y me los regalaban, montaba la construcción siguiendo el dibujo de la caja. Quedaba muy bonito, pero me terminaba aburriendo. Lo destruía y entonces imaginaba yo que forma quería que tuviesen esas piezas. Pues vivir quizás sea algo así. Te sueltan en este planeta y al principio, como no entiendes, sigues las normas que te dictan. Después comienzas a aburrirte y a experimentar. Vas probando formas, haces y deshaces, a veces te das cuenta de que hay una pieza que no encaja y otras de que quizás sea mejor empezar de 0. Y sigues así. Hasta que te haces demasiado mayor como para jugar con piezas de lego.
Lo más complejo de todo esto es cuando empiezas desde el principio y te toca imaginar cómo quieres que sea. ¿Un coche, una casa, un ovni? Sabes que puedes equivocarte, pero aún así, te agobiaría hacerlo.
Que sí, que es mejor no pensar tanto. Y asumir eso de que, aunque quizás algún día seas el protagonista de mis domingos astromáticos, deberíamos disfrutar el hoy.

3 comentarios:

  1. A veces todo es mucho más sencillo de lo que parece.. por lo tanto, no comerse tanto el tarro es la mejor opción!!!
    Un besazo guapi

    ResponderEliminar
  2. Quizas nuestra vida sea como un gran puzzle que debemos reconstruir... al principio hay un caos, no entendemos la relacion entre las distintas piezas... pero con el tiempo algunas piezas empiezan a encajar...esta claro que el puzzle nunca se completara, pero si tendremos una imagen mucho mas nitida de lo que somos y del mundo que nos rodea...

    ResponderEliminar
  3. ¿Sabes lo que tendrías que pensar, lo que yo pensaría en tu lugar, lo que en realidad pienso aunque en algunos momentos sé que no pongo en práctica? Que nunca serás demasiado mayor para seguir jugando con piezas de Lego. Ahora, desde luego, no lo eres. Juega, y que no te agobie colocar la pieza en un lugar equivocado, que siempre se puede volver a empezar... y lo mismo consigues una construcción mucho más bonita que la que tuviste en algún momento.

    ResponderEliminar