8 de octubre de 2011

Esperar.

A veces me canso de esperar. Esperar, esperar, esperar, a que llegue un día en que las cosas sean más sencillas. Pero ese día nunca llega. Esporádicamente siento que el momento es ya, que no se trata de buscar días mejores, sino de mejorar hoy. Pero no lo consigo. Lo cierto es que todo lo que he conseguido ha sido dar pequeños pasos. Que a veces son tan pequeños que resultan inapreciables. Siempre he sido como un caracol que solo puede avanzar cuando alguien le transporta. Y sí, pienso que la única forma de poner punto y final es dejar de escribir. Pero yo quiero seguir escribiendo, ¡Coño! Y entonces me pregunto, ¿qué es la felicidad? ¿Puede ir de la mano de la destrucción? ¿Puede hacernos feliz algo que nos perjudica? ¿Qué precio tienen los sueños? Y no sé contestar. Tampoco sé que hacer. Pongo punto y seguido y continúo escribiendo.

7 comentarios:

  1. ¡Exacto! Y continuas escribiendo... Porque, hoy en día, es prácticamente lo único que verdaderamente tenemos.
    Y únicamente existe el presente. Hoy. Lo que estamos viendo. Aprovéchalo.

    ResponderEliminar
  2. Dejar de escribir no va a mejorar las cosas Cris.

    Los sueños se pagan caros sino sabes controlarlos, así que ten cuidado. Puede que los cuentos de hadas existan, no lo sé. Yo todavía no los he encontrado.
    No tienes que esperar a que ocurra algo... Da lo mejor de ti todos los dias y si tiene que pasar... bueno, que te sorprenda con una sonrisa en la cara y no agobiada en un sofa pensando que nunca pasaría.

    ResponderEliminar
  3. Lo que te haga sentirte bien. No. En absoluto. El que tú quieras ponerle, ni más, ni menos.

    Y es que todo está en tus manos, Cris, que no hay nada más bonito que ir escribiendo páginas y darse cuenta de que las ideas no se agotan en esta vida...

    ResponderEliminar
  4. Nunca dejes de escribir Cris, lo haces muy bien. A mi me encanta leer los blogs, aunque vaya un poco estresado últimamente.

    Y ya verás que un día la suma de todos tus pequeños pasos, te harán ver que has hecho un enorme cambio.

    Un beso Cris!

    ResponderEliminar
  5. Dejar de escribir no cambia nada, simplemente lo que desahogas y pones por escrito se quedará en tu cabeza. Hay veces que parece que ayude, que al no hacerlo pensamos menos en ello y por tanto está menos presente, pero sigue ahí, en un rinconcito de nuestra mente esperando que bajemos la guardia para atacar. Es mejor tener los problemas siempre a la vista, ya que aunque puede desgastar mucho es mucho más fácil quitárnoslos de encima que si los tenemos escondidos bien profundo.

    Para ser feliz no hay que tener una vida sin problemas, sino ser capaz de ver más allá de ellos. Un besazo!

    ResponderEliminar
  6. Lo de dejar de escribir era una expresión metafórica. Si a mi escribir mis sentimientos me ayuda como dices, Yuna, a deshaogarme y sacarlos de mi cabeza. Y a ordenar mis ideas. Me ha gustado tu última frase.

    ResponderEliminar
  7. Y seguir escribiendo... porque mientras sigues escribiendo te vas conociendo, y eso es una adicción difícil de dejar... aunque luego en realidad hay tantas cosas que desconocemos, que parece que no podemos comprendernos, pero volver a escribir ayuda a tirar del carro... ¿y si al final, después de llenar enciclopedias que hablan de uno, te das cuenta que la felicidad, los sueños, y la propia destrucción, nacen y mueren simplemente en ti?
    Aquí sigo leyendo como siempre, todo lo que tú quieras escribir... ;)

    ResponderEliminar