18 de octubre de 2011

Controlar el tiempo y el espacio.

Emociones que se agrupan, se enredan, se atan, se juntan hasta que ni el aire es capaz de separarlas, hasta que nadie sería capaz de distinguirlas. Amor y odio entrelazados, miedo y valentía, opuestos que no se separan, confusión.
Siempre he preferido pensar que sentir. ¿Por qué? Por ese temor constante a no estar a la altura, por la desconfianza, por el pánico a la decepción. Qué coño. Porque pensar es más fácil que sentir. El problema de todo esto es que siempre llega un momento en que las lágrimas contenidas se derraman. Con más o menos fuerza, pero salen. Ese momento en el que sientes tantas cosas que no sientes nada. En que te planteas de qué sirve conocer la teoría si eres incapaz de llevarla a la práctica.
Existen demasiadas cosas entre tú y yo. Y aunque a veces tiña todo de negro, en lo nuestro no puedo evitar ser optimista. Porque llevo grabado en la piel eso de que "podemos con todo". Porque ya hemos derramado suficientes lágrimas. Porque hemos superados tantos obstáculos que creo fielmente que podríamos saltar el Everest. Y esa confianza, esos sueños, esa ilusión me hace temblar. ¿Y si ocurre algo, y si nos alejamos, y si nos perdemos? Ya sabes. La vida no es igual cuando no la paso a tu lado.
Sigo pensando. Y llego a la conclusión de que el único problema no eres tú, o la relación que tienes conmigo, que tengo contigo. Soy yo. Yo y ese modo de pensar en mi. De juzgarme. Ese listón que siempre está lo suficientemente alto como para hacerme sentir insignificante, incapaz. Yo y mi manía de autocuestionarme o de perseguir cosas perfectas, por mucho que diga que no me gusten. Yo y mis exigencias, y mis idealismos. Que por mucho que yo sepa que en esto de amar las cosas no son siempre de color rosa no puedo evitar querer colorear mi historia. Necesitar darte las buenas noches y que tú me des los buenos días, y que cuando tenga dudas de que lo nuestro funcione pasemos toda la noche en la cama, sin dormir, mirándonos a los ojos y diciéndonos todas esas cosas que yo no sé decir con palabras.

4 comentarios:

  1. Pensar o Sentir. Razón o Sentimientos.
    Pienso como tú: viva el corazoncito :) :)
    Ante todo hay que arriesgar!!!

    ResponderEliminar
  2. Dos cosas. La primera, que no tengo claro qué no serías capaz de decir con palabras, pues las manejas de maravilla. La segunda, que si pudiera o supiera echar broncas, te echaría una enorme por "esa manía de autocuestionarte", que igual sería más efectiva café mediante pero que te la echo simbólicamente por aquí igualmente. Ojalá hubiera más gente que supiera pensar y sentir como lo explicas tú.

    ResponderEliminar
  3. me encanta...
    no tngo mas palabras q decir(L)

    ResponderEliminar
  4. Pensar...es lo que llega a hacer que nos juzguemos a nosotros mismos. Y lo continua el sentimiento de...¿y si es por mi culpa? y todas esas preguntas y dudas que entran en el cuerpo. A veces deberíamos dejar de pensar esas cosas y vivir tal y como sentimos. Al fin y al cabo, no hemos hecho nada que no hayamos querido en algún momento. :)

    ResponderEliminar