22 de octubre de 2011

Colchón infinito.



A noche me sentí diminuta. ¿Recuerdas cuando te dije que la ventaja de las camas pequeñas era que nunca te sentías sola? Mentía. Me tumbé y me di cuenta de que mi colchón era infinito, de que me sobraba espacio, por todas partes. Y entonces imaginé que tú estabas ahí. Tú, solo tú. Y mi cabeza se llenó de recuerdos. De nuestras guerras de almohadas, de cuando nos sentamos encima del radiador porque teníamos frío, de tus manos acariciando mi cuerpo, de los masajes de tus labios en mi cuello capaces de ponerme la piel de gallina.
Envidio la capacidad que tienen otras personas de ilusionarse, de querer a alguien gracias a unas pocas horas. Envidio a todos esos cuyos libros tienen páginas de papel. Pero ya sabes, las del mío son de cemento. Y yo no tengo fuerza para moverlas. Para mí todo eso de sentir es complicado. Un proceso que sucede a cámara lenta. Una parte de mi querría encontrar a alguien con quien las cosas fueran fáciles, alguien que me hiciera dejar de pensar en ti 24 horas al día. Sin embargo, ¿para que negarlo? Lo cierto es que, en el fondo, me encanta soñar contigo en HD, besarte en super slow motion, que el mejor de los planos, siempre será un plano detalle de tu sonrisa, y que daría al pause y congelaría la imagen en uno de nuestros besos. ¿Ves? Ya estoy aquí, escribiendo ñoñadas, escribiéndote ñoñadas. ¿Y sabes lo mejor de todo? Que mientras lo hago, me olvido de los monstruos. Que cuando tú estás conmigo no se atreven a acercarse. Que me haces creer que puedo con todo. Y que siempre termino pensando que si hace ocho (Dios, ¡ocho!) años conseguiste sacarme de aquella oscuridad, puedes conseguir conmigo todo lo que te propongas. Por desgracia la realidad no es tan bonita, las cosas no son tan fáciles y la gravedad nos ata al suelo. Solo durmiendo podemos volar.

2 comentarios:

  1. No hay qe sentirse sola porque él no esté a tu lado... Aunque sé que a veces, desearías que él estuviera contigo al otro lado de la cama, lo sé, porque yo tengo el mismo sentimiento.
    Soñar, imaginar, con tantos momentos que se hubieran podido vivir... pero mientras que ellos están por ahi quien sabe donde nosotras estamos aqui escribiendo para quien sabe quien lo que sentimos... y es en ese preciso momento cuando creo que no merece la pena luchar...

    Sigue asii, escribes genial :D

    http://enamorarmedeti.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Si yo te contara cómo de complicado es para mí lo de sentir... Cuando las ñoñadas vuelvan a ser realidad (que lo serán, algún día, no tengas prisa, que lo serán...), pasarás con facilidad esas pesadas páginas. Las palabras más bonitas para rellenarlas ya las tienes en la cabeza.

    ResponderEliminar