6 de septiembre de 2011

Soñar despierta.

Me despierto. Segundo día de esos con olor a rutina. Podría quejarme pero lo cierto es que me gustan. Siempre me ha gustado el estrés, las cosas que hacer, lo de poder pensar solo por las noches, ya sabes. Esta vez no me despierto sola. Suena el despertador y tardo un rato en asimilar donde estoy. Miro a derecha e izquierda pero no estás a mi lado. ¡Mierda! Era un sueño. Uno de esos sueños reales en los que duermes conmigo. Puedo considerarlos un regalo, pero nunca consigo verte amanecer. No dejan de ser como si te diesen una caja de cartón forrada con un papel precioso, pero faltase lo de dentro. Ilusionan, pero ya está. Cuando la abres y ves que está vacía te quedas con ganas de más. Pues a mi me pasa eso cuando creo que estás conmigo. Voy al baño. Ducha fría, componente matinal en los días de septiembre a junio. El agua congelada rozando cada centímetro de mi piel me relaja, me devuelve a la vida y me saca de ese sueño que todavía se reproduce en mi cabeza. Me visto mientras escucho Lisboa. "Tendrás que darme todo lo que tengas. Luego te sacaré a bailar y espero que notes la distancia entre mis pies y el suelo. Después de tanto tiempo me he dado cuenta de que las cosas que me asustan me hacen más feliz. Después de tanto casting te he puesto de mi lado, ¿Qué mierda me habrás dado que me hace tan feliz?" Me hago esa pregunta a casi todas horas. Nunca sé contestarla. Camino rumbo a la universidad pensando en que quedan diez días para tocarte y que seas real. Sonrío. Y me asusto. Me asusto por todo lo que puedes conseguir siendo un simple pensamiento. Eso hace imaginar todo lo que puedes llegar a ser cuando eres tangible. A mi antes no me pasaban esas cosas. Es que no solo eres mi primer y último pensamiento del día. El acto de pensar va de la mano con el acto de pensar en ti. ¿Qué es lo que ha cambiado? No lo sé. No sé si el tiempo, los momentos, tu magia... me hechizaste hasta volverme adicta, drogadicta dependiente totalmente de ti y de nuestros recuerdos, chica cuya rutina preferida es imaginarte. Sí. Desde que me he despertado me he dado cuenta de que me había levantado ñoña. Pero era algo que solo me apetecía regalarte a ti. Con palabras o con un "Vale por comerte a besos" dentro de una semana y media. Una semana y media, una semana y media. No es nada. Quería quedarme dormida para volver a tu lado. Pero lo cierto es que no lo necesito. Cuando la gente se enamora empieza a soñar despierta.

8 comentarios:

  1. Oh que bonito. :) Me gusta.

    Un besazo.

    Cris,,

    ResponderEliminar
  2. Hola,preciosas letras van desnudando la integral belleza de este blog, si te va la palabra elegida, la poesía, te invito a mi casa, será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos nómadas..

    ResponderEliminar
  3. Suerte dentro de una semana y media. Que dejes entonces de soñar despierta para dar un paso más.

    ResponderEliminar
  4. mmmm el amor... si no es locura no es amor...
    y una cuando está enamorada: toca las nubes!! ains...

    ResponderEliminar
  5. NNNNNNNNNNNNOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO! Odio la rutina, se pasa el tiempo volando y siento que no he hecho nada, nonononono jajajaja:) Un besazo!

    ResponderEliminar
  6. Solo se conoce esa sensación cuando se siente, y cada día que pase de esos 10... según se vaya acercando el momento... soñaras todavía más. Es inevitable. Al final estaras subiçendote por las paredes del nerviosismo, la ilusión y las fantasías. ^^

    ResponderEliminar
  7. Pero ya has empezado las clases? Yo siempre me ducho con agua caliente, hirviendo, y la termino con agua fría, para despejarme.

    Como dice Princess_of_Hell, este tipo de cosas sólo se entienden cuando se han sentido. Recuerdo una vez que me acababa de despertar y antes de pensar absolutamente nada, me vino él a la cabeza. Así sin más.

    ResponderEliminar