3 de septiembre de 2011

Maldito rincón de pensar.

Todos tenemos un rincón de pensar. O eso he leído yo, en uno de esos blogs adictivos que cuando uno empieza no puede parar de leer. El caso que he terminado por preguntarme, ¿Cuál es el tuyo? Es algo complicado. Porque yo pensar, pienso en todas partes. Incluso aquí, en mi pequeña habitación. Sin embargo, no tardé en encontrar la respuesta. Mi rincón de pensar es la playa, el mar, el horizonte. El frío, el viento. Ese lugar en el que solo piensas y ya está, en el que desconectas y el tiempo pierde sentido estando solo. Quizás por eso aquí me cuesta encontrar las palabras, analizar mis sentimientos, saber lo que quiero... porque no puedo pensar con claridad, sin recibir interferencias de cualquier cosa de alrededor.
Y sí, hoy llevo un día de esos de darle mil vueltas a todo. ¿Es un blog el reflejo de una persona? ¿O solo una parte de la persona en sí misma? ¿Mostramos lo que queremos? ¿Nuestros miedos más ocultos? ¿O aunque intentemos mostrar solo algo, todo termina saliendo a la luz entre lineas? ¿Cuál es la verdadera fuerza de las palabras? ¿Somos como somos o como parecemos ser? Y si cada persona nos percibe de un modo diferente, ¿quién soy yo? ¿La media aritmética de todas esas percepciones? Preguntas de esas que no tienen respuesta. O por lo menos, aquí no. Quizás en mi lugar de pensar logre descifrar el misterio. Ya os lo contaré, cuando vuelva a cruzarme conmigo misma por la playa.

3 comentarios:

  1. Tenemos el defecto de pensar y pensar sin tener limite. Pero bueno. Supongo que debe de ser así.

    Muac!

    Cris,,

    ResponderEliminar
  2. MI lugar de pensar está donde no esté nadie, cuando estoy sola. No puedo evitarlo, soy de las que lo sobrepiensan todo demasiado y le doy cuarenta millones de vueltas a todo, hasta que estoy tan cansada que lo mando todo a mandar por culo e intento olvidarlo, pero no puedo.
    Y no, yo creo que aunque se nos cuele mucho más de lo que queremos decir a veces, sólo aquellos que nos conozcan o hayan pasado por algo similar pueden entender lo que decimos en nuestros blogs, así que la mayor parte de la gente sólo ve lo que nosotros queremos que vean... porque la gente no es tan observadora. Hay veces que me encantaría desahogarme y soltar todo lo que tengo en la cabeza, pero mi blog es de dominio público y lo sigue mucha gente que me conoce y lo han encontrado de un modo u otro... y no quiero que sepan según que cosas.
    Me encanta leerte, siempre me haces pensar xD
    Besos :)

    ResponderEliminar
  3. a veces no hay que darle vueltas a todo... porque al final acabas agotada mentalmente... te lo digo por experiencia!!!

    ResponderEliminar