9 de septiembre de 2011

La caja de Pandora.

-No lo entiendes. Fuí yo. Yo tenía la llave y decidí abrir la caja de Pandora. Hablé y liberé a todos los monstruos.
-La llave estaba ahí. Si no hubieras sido tú, otro la habría encontrado.
-O quizás no.
-¿Sabes? Los monstruos tienen que salir para que podamos matarlos. De lo contrario siempre estarán ahí, dispuestos a hacer daño.
-Pero si no eres lo suficientemente fuerte para destruirlos tal vez sea mejor que se queden encerrados...

4 comentarios:

  1. Me he encontrado ya unas cuantas veces con personas que temen no ser lo suficientemente fuertes para algo así. ¿Y sabes qué? Justo esas personas acaban siendo las más fuertes que he conocido. Y a veces, sólo a veces, uno no tiene que matar solo a los monstruos del armario. A veces se encuentra ayuda para hacerlo. Yo prefiero los monstruos fuera. Y los armarios para todo lo bueno.

    ResponderEliminar
  2. Se tiene que acabar con los monstruos y estoy seguro que tú eres valiente y acabarás con todos:)

    ResponderEliminar
  3. Creemos que los monstruos se encuentran fuera, en el dolor, en la ira, en la tristeza, en el rencor... Pero no nos damos cuenta de que el demonio está en nuestro interior, que somos nosotros los que desencadenamos esa parte negativa, sin darnos cuenta (y otras queriendo). Y sí, a veces hay que tener el valor de coger la llave y matarlos, porque si no... puede que cuando más desprevenido estés te jueguen malas pasadas.
    Me encanta tu entrada! Te sigo!
    http://myheartisalwayswithyounow.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Siempre hay que sacar los monstruos a fuera...
    nunca hay que quedarse con nada dentro, luego es cuando vienen siempre los reproches
    Un beso guapi

    ResponderEliminar