13 de septiembre de 2011

Hoy no tocan pensamientos existencialistas.

Pues bien. Que nada de amor por hoy, 0 ñoñadas. Nada de pensamientos tristes en un martes y 13 soleado. Hoy toca reflexión. Reflexión sobre cine, para ser exactos. Y con cine no me refiero a ir a ver los últimos estrenos de la cartelera, sino al cine en general. Vamos, desde los Lumière hasta Almodovar. Francés, americano, español... cine en todas sus vertientes. Me gusta, me gusta esa forma de arte mezcla de imagenes, melodía y pensamientos. Ese juego de luz y color. Las historias, las múltiples posibilidades de análisis que ofrece una película. La pregunta a la que no soy capaz de contestar es la siguiente. ¿Tenemos más posibilidades de hacer películas buenas, ahora, o antes? Sí, es cierto que las tecnologías son mejores. Que la escena de la ducha de psicosis puede rodarse mil veces más realista. Que probablemente hay más temas, los que encontramos viajando al pasado y las preocupaciones de nuestro presente, sumandoles todas las visiones de futuro imaginables por la mente humana. Pero... ¿no es más fácil caer en clichés, hacer algo nunca hecho? ¿No es prácticamente sorprender, cuando tanto es el material del que disponemos que siempre algo nos recordará a algo? Todo tiene su cara y su cruz. Aunque bien es cierto que el cine es un arte joven, dentro de lo que cabe. Literatura existe desde muchos años atrás y aún siguen escribiendose libros realmente fascinantes.
Sí, ese es mi pensamiento más profundo de un martes como hoy. De un martes en que soy feliz por muchos motivos. Porque solo quedan tres días, porque hace sol, porque Love of Lesbian dan un acústico esta noche. Y bueno, porque sí. Que de vez en cuando no está mal no pensar demasiado y limitarse a vivir.

4 comentarios:

  1. La última frase me parece perfecta. No tiene más. Limitarse a vivir... ¡Exacto!

    El cine... Siempre se han hecho películas buenas, y siempre seguirán haciéndose. Pero hay algunas de hace tiempo, clásicos, que son verdaderas joyas.

    Besos de martes soleado.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad cada cosa tiene su cara y su cruz, si me quedo con una película que juega con los sueños...y que es una fantástica película del cine español para mí es ''El perro andaluz'' de Luis Buñuel, donde no hay una razón que pueda explicar aquellas imágenes en movimiento. Y no me acordaba de que hoy era martes y trece XD. Hay que dejar un lado las supersticiones y vivir con alegría ^^. Estoy de acuerdo contigo. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Para mí, el talento no tiene ni edad ni fecha. Antes se hacía cine muy bueno y muy malo. Ahora igual. Lo que pasa es que ahora tenemos acceso a TODO lo que se hace, desde meses antes hasta de que se empiece a hacer. Es otra forma de afrontar el cine. Pero cuando la sala (o tu cuarto de estar, o tu dormitorio) se queda un segundo a oscuras y empieza la proyección todo eso se acaba. Sólo hay que disfrutar.

    En el miércoles 14 igualmente soleado espero que tampoco hayas tenido pensamientos tristes...

    ResponderEliminar
  4. Y a mi me encanta que lo compartas con nosotras ;) Un besazoooo

    ResponderEliminar