21 de septiembre de 2011

En cada parte de mi mundo.

Siempre he sido demasiado racional. O quizás fría es la palabra adecuada. Siempre he pensado que tu felicidad no puede depender de nadie más que de tí mismo. Porque al fin y al cabo, eres la única persona de la que jamás te podrás separar. Mentiría si dijera que nada que tenga que ver contigo me afecta. Claro que me afecta. De hecho, llevo todo el día llorando. Llorando lo suficiente como para ahogarme, con el objetivo de quedarme sin lágrimas y volver a ser yo misma. Lo que pasa es que te encuentro en cada esquina, en cada rincón. En las estrellas, en los corazones, en los grumos del zumo de naranja, en el batido de fresa y en el de chocolate, en las salchichas que ocupan mi nevera y nadie se las va a comer si tú no lo haces. En cada una de las canciones, en las películas, en los textos de amor, en las páginas de mi diario. En las paredes de mi habitación, en el 90% de los motivos para sonreír de los post-it que rodean mi espejo. Me acostumbré demasiado a ti, me hice débil, quizás siempre lo fui. Pero, ¿sabes qué? Confío en que volvamos a cruzarnos por la playa. Quererte hacía las cosas fáciles y difíciles al mismo tiempo. Deseo, deseo, deseo. Deseo ser feliz, y que tú también lo seas. Y encontrarnos una tarde cualquiera, ya sea por casualidad, o quizás planeandolo, y poder decirte que en parte, todo lo que soy, lo soy gracias a ti. Nadie podrá borrarnos nuestros recuerdos. ¿Recuerdas?

4 comentarios:

  1. La verdad es que de ilusiones se vive y en muchos casos se cumplen, como también te diré que la esperanza es lo último que se pierde y las casualidades pueden llegar a existir.
    Pero como tú dices no hagas que la felicidad dependa de alguien, aunque en parte se necesite de las personas para ser feliz. Y sólo espero que los recuerdos te hagan sonreír y te hagan sentir a gusto, pero nunca te vuelvas "esclava" de ellos.

    ResponderEliminar
  2. Siempre podrás matar al soñador y no al sueño! y los recuerdos son una imagen del pasado que permanecen en nuestra retina para toda la vida. Los hay buenos y no tan buenos pero lo importante es que mientras los recuerdes siguen vivos!
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Como decía el gran MARIO BENEDETTI: "No olvida quién finge olvido, sino quién puede olvidar"

    ResponderEliminar
  4. Siento mucho esas lágrimas, espero que la próxima vez que te acompañen sea por un motivo mucho más alegre.

    Y pienso que tus palabras te traicionan... ¿Fría...? No lo creo...

    ResponderEliminar