15 de septiembre de 2011

Correr.

Y de repente, revive esa sensación. Asco y miedo, miedo y asco. Todo junto. Se lleva la mano a la boca, acaricia su garganta con los dedos, primero con suavidad. De repente para. No, no, no. Está mal. No debe hacerlo, no puede hacerlo, no tiene sentido. Siente miedo de sí misma. Corre. Huyendo de sus pensamientos se adentra en un mundo de música a todo volumen, corre imaginando escenas para cada una de sus canciones, corre cada vez más rápido, odiando sus deseos, odiando sus miedos, odiando su debilidad. Sigue corriendo. Más y más rápido. Lo ha conseguido, ha dejado atrás a su yo más detestable. Más, aún más. Aún puede romper el velocímetro. Se para, exhausta, sin fuerzas. No podía matar los monstruos, por eso decidió esquivarlos. Ahora está tan débil que ni siquiera puede odiarse a sí misma.

8 comentarios:

  1. La música puede ser nuestra salvación en muchas ocasiones. Pero hay veces que tenemos que enfrentarnos a lo que nos ocurre...

    Un beso grande, Cris.

    ResponderEliminar
  2. El miedo... ese compañero de viaje que aparece sin motivo y se queda el tiempo que quiera. Hay que ser fuerte y enfrentarse a él sin duda :)
    Un besazo enorme guapii

    ResponderEliminar
  3. Una vez escuché por ahí que "No es malo tener miedo; lo malo es dejar que el miedo domine tu vida, porque entonces no tendrás vida, solo miedo..."
    A mí me encanta tu manera de plasmar la sinceridad. Eres directa sin usar palabras demasiado peculiares, y eso hoy en día es difícil. Lo sencillo ahora es complicado, pero tú lo consigues muy bien. No te dejo de leer :)

    ResponderEliminar
  4. Creo que hay que llegar a límites muy terribles como para sentir asco de uno mismo, y me da que esta persona que describes no ha llegado a esos límites ni por asomo. No dejes que nadie, ni tú misma, te convenza de que tienes que sentir asco u odio por ti misma. A veces no se puede matar a los monstruos y esquivarlos no es mala solución.

    Seguro que no te va a sorprender, pero te confieso que para hacer lo mismo yo pienso en escenas de cine...

    ResponderEliminar
  5. Hacer frente a ciertas cosas es demasiado difícil, así que a veces, al menos mientras estamos débiles, es mejor agachar la cabeza y esperar el momento en que nos hayamos vuelto lo suficientemente fuertes como para hacerlo.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  6. Sino puedes enfrentarte a algo... a veces es mejor correr hasta que nos veamos con fuerza. En ocasiones aunque parezca raro... es la opción más inteligente.

    ResponderEliminar
  7. Hay momentos en la vida en los que quieres correr y dejarlo todo atrás, pero no siempre está bien hacerlo, también tienes que saber enfrentarte a las cosas. Si no, vas a ser débil siempre, y eso no está bien.
    Y por cierto gracias por los ánimos (:
    Un besito muy fuerte!

    ResponderEliminar
  8. Hola ^^. Espero que estés bien y que estés pasando un buen finde, tienes un premio-test en mi blog. Espero que te guste. Un beso.

    http://persefonemaldita.blogspot.com/2011/09/premio-con-test.html

    ResponderEliminar