4 de agosto de 2011

Viaje,

Intentaba cerrar la maleta y hacer un repaso mental de las cosas que llevaba. Comencé a escuchar el sonido de tu respiración: justo ahí, detrás mio. De repente tus manos rodearon mi cintura, tus besos se hicieron dueños de mi cuello. Cerré los ojos. Ya no podía pensar ni en el equipaje ni en el viaje. Por un momento, quise soñar que venías conmigo. Hacía ya unos cuantos años que, consciente e inconscientemente, cada paraíso que pisaba quería recorrerlo contigo. Pronto caí en la cuenta de que mi imaginación me estaba jugando una mala pasada: ni tú estabas ahí besandome, ni mucho menos ibas a venir. Las cosas eran demasiado complicadas. Sin embargo, pensé que pronto podría volver a hartarme de tí. Cerré la maleta y sonreí.

(Ausente hasta el 13-14 de Agosto)

3 comentarios:

  1. Que gusto hartarse a veces de alguien..y más si lo quieres..un beso desde Murcia..y espero que te gusten mis fotos y comentarios...seguimos....

    ResponderEliminar
  2. Hola,bellas letras desnudan la preciosidad de este blog, si te va la palabra elegida, la poesía, te invito al mio, un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos irreales...

    ResponderEliminar