27 de agosto de 2011

Un mundo ideal.


Venga, vamos a imaginar un universo paralelo. Un universo perfecto en el que cada mañana me despierte a tu lado, con esa dulce fragancia a coco característica de los momentos en que estamos juntos. Que mientras abro los ojos, sienta el roce de tu boca. Y caricias en mi espalda. Desayunar besos de amor seguidos de un zumo de naranja con grumos, de esos hechos con cariño. Que tenerte sea algo exclusivo, pero ilimitado. Que no tenga que hacer la cuenta atrás de los días que quedan para vernos constantemente.
En este mundo inventado, existirá el miedo, por supuesto. ¿Quienes seríamos sin él? Tienen que existir monstruos para que los mates por mí, para que yo los mate por ti. Tiene que existir esa debilidad, para que pueda hacerme fuerte cuando tú lo necesites. Sé que probablemente, el agua me siga encharcando, pero tengo que ser capaz de beberme el oceano entero si tú te ahogas en él.
Tiene que seguir existiendo esa magia que hace que todo sea especial. Quiero que sigas riendote de mí para que pueda llamarte idiota 24 horas al día.
Entre mis planes también está el hecho de escribir un libro. No sé si autobiográfico o no. Pero no una simple microhistoria. Algo de eso con lo que siempre he soñado, algo que sea capaz de cambiar la mente de quién lo lea, algo que produzca un cosquilleo en su estómago y un terremoto en su cabeza. Algo que sea capaz de provocar en alguien lo que Coelho provocó en mí.
Por supuesto, quiero hablar contigo por msn de vez en cuando. Aunque estés en la habitación de al lado. Quizás mientras tú ves Anatomia de Grey en el salón, y yo alguna película japonesa en nuestro cuarto.
Me encantaría que cuando salga de casa me dirija a un estudio de grabación donde dirija una película que yo misma haya escrito. No me importa que tenga unas cifras de taquilla elevadas, ni que se hable de ella. Solo quiero estar feliz del resultado, sentir que sale de mí, y que alguien sonría cuando termine, incluso si la película es triste.
Quiero que tú y yo nos tomemos un bátido, tú de chocolate y yo de fresa, con mucha nata. Que después nos besemos hasta que esos dos sabores se mezclen, y que nada importe.
Y sobre todo quiero creer que este mundo que acabo de crear pueda realmente llegar a existir. Quiero tener esperanza.

5 comentarios:

  1. Y que así sea! Lo último que se pierde es la esperanza, así que... ¡ánimo!
    Un beso muy grande Cris!

    ResponderEliminar
  2. Un día en el parque- Love of lesbian no?

    Ahora me escondo y te observo y te puedo decir: Yo mataré mosntruos por tí (8)Me encanta :)

    ResponderEliminar
  3. Madre mía! Cuánto sentimiento se deja leer por aquí! Lo que Coelho despierta en cada uno de sus lectores es algo difícil de superar. PERO NO IMPOSIBLE.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta ese universo paralelo. Incluso desayunando zumos con grumos de esos que no puedo ni tragar. O escuchándote cantar y monologuear cuando tu aburrimiento sea máximo. Yo también necesito un poquito de esperanza. Y aún no he encontrado la tienda donde vendan ese tipo de cosas. Llámame soñadora pero no pararé hasta que esto deje de ser fantasía... Te quiero

    ResponderEliminar
  5. Me encanta:)
    He visto que le comentaste en la publicación de Niccó de retorcerse y ella ha eliminado un mensaje tuyo:S ¿Porqué lo ha hecho?:/
    A ver si vuelvo pronto que voy muy ocupado últimamente:)

    ResponderEliminar