22 de agosto de 2011

Tormenta.

Era de noche. Había una fuerte tormenta. Y tenía miedo. Perdida en la soledad de una casa demasiado grande, o quizás soy yo la que es demasiado pequeña. Un rayo, y después otro. Hace mucho tiempo, veía Hospital Central y un hombre moría así, chamuscado en una de esas tormentas fuertes de verano. Desde entonces, me dan pánico. No tenía ganas de dormir. No había sido el mejor día de mi vida. Me sentía... rara. En mi cuerpo había una mezcla de miedo, dolor, nostalgia, rabia... y de repente, escuché un ruido en la cocina. Fuí allí, asustada, dispuesta a cerrar la puerta que lleva a la galería y que siempre chirría al ser golpeada por el viento. Y entonces, estabas ahí. Lo habíamos deseado con tanta fuerza que se había hecho realidad. Lo de hacer "Chas" y aparecer a mi lado. No hizo falta saludar, no hizo falta nada más. Te abracé y no sé cuanto tiempo pasé ahí, perdida en tus brazos. Duró un suspiro pero se hizo casi de día. Después, te lleve a mi cama. Podría decir que hicimos el amor salvajemente, pero lo cierto es que contigo es algo diferente. Dificil de explicar. Lo cierto es que me tocaste con suavidad mientras te besaba el cuello. Que después acaricié cada rincón de tu piel mientras me susurrabas "bababababububus" al oído. Y que no parabamos de hablar con mis ojos color miel reflejados en tus ojos oscuros. De repente, pararon los rayos. Y me encontré sola, en el borde de la cama, abrazando una sábana vacía. No estabas ahí. Te habías ido. Puede que todo fuese un producto de mi imaginación, pero la tormenta ya había terminado y ni siquiera me había dado cuenta.

3 comentarios:

  1. Adoro las tormentas.
    Y me encanta Hospital Central!

    Un beso soleado.

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo ese capitulo de Hospital Central y me ha entrado nostalgia. De todas formas no es habitual que los rayos se cuelen por tu ventana. Así a modo de anécdota para que la próxima vez estés más tranquila. Me gusta cuando la imaginación hace estragos en mi cabeza y se junta con los sueños. Aun así nada como esa realidad que tu regalas..

    ResponderEliminar
  3. Me gustaa :)
    Grcias x pasar por mi blog Cris!
    Te sigo yo tb :D

    ResponderEliminar