24 de agosto de 2011

No quiero ser débil.



No me gusta ser débil. Lo sabes. Me gusta mantener el control. Poder decidir cuando la gente sale y entra de mi vida. No depender de nada ni de nadie, que bastante tengo ya con depender de mi misma. No pensar en nadie más de dos veces al día. Ya sabes. Siempre me ha parecido absurdo el amor. Frágil. Siempre me ha asustado despertarme al lado de alguien cada mañana. Llegar a acostumbrarme a eso y que un día me sorprenda habiendo dejado de sentir, o descubriendo que no sé quién es la persona que duerme a mi lado. Lo de ir de la mano es... puf. Dejar de ser dos para convertirse en uno. Y podría seguir hablando, pero me conoces demasiado bien como para saber que has roto todos mis esquemas.
Yo no creía poder enamorarme. Y mucho menos, que pudiera ser de ti. Pero lo descolocaste todo. No sé que tienes. Probablemente sea esa dulzura que te caracteriza, o tu capacidad para mirarme y entenderme. El hecho de que siempre consigas sorprenderme. Y que de alguna manera, aunque me has convertido en alguien débil, aunque si soplas puedes hacer que me derrumbe, sé que no lo harás. No sé porque, pero lo sé. Y te quiero. Y quiero no tener que soñar, quiero acostarme a tu lado cada noche, quiero despertarme en tus brazos cada mañana. Quiero morir abrazada a tí, no me importa que el aire desaparezca entre nuestros cuerpos. Quiero cosas que no sé describir con palabras. Quiero estar contigo. Y aunque yo siempre he sido de las que preferían un ., que se mantuviesen pegados, pero con su independencia, contigo no me importaría llegar al ;

5 comentarios:

  1. Ser débil, a veces, es necesario...

    ResponderEliminar
  2. A nadie le gusta ser débil. Pero cuando serlo supone tener a una persona tan especial a su lado. Merece la pena arriesgarse por ello. Te quiero chica del punto y coma.

    ResponderEliminar
  3. Lo peor viene cuando tu debilidad... que acaba siendo él... decide volver a romper tus esquemas y joderte la vida. Claro, que supongo que todos tenemos una historia de princesas con final bonito. A lo mejor esta es la tuya =)

    ResponderEliminar
  4. A mi me pasa lo mismo, no me gusta ser débil y mucho menos demostrarlo. Sin embargo me he tenido que aguantar e orgullo, no sé si por amor. No sé si es lo mejor,¿ lo mejor para quién? Lo que sí se que ese sentimiento de debilidad no es nada sano. ¿Alguien tiene que ceder?Pero no siempre tú.

    ResponderEliminar
  5. A mi me pasa lo mismo, no me gusta ser débil y mucho menos demostrarlo. Sin embargo me he tenido que aguantar e orgullo, no sé si por amor. No sé si es lo mejor,¿ lo mejor para quién? Lo que sí se que ese sentimiento de debilidad no es nada sano. ¿Alguien tiene que ceder?Pero no siempre tú.

    ResponderEliminar