1 de agosto de 2011

Monstruos por todas partes.

Y aquí estoy. Tendida en el suelo de una habitación, muriendome de frío y recordandote. Otra más para la lista de absurdeces que me llevan contigo. El olor a coco, las estrellas, los corazones, la playa, el viento, las patatas fritas de mi abuela, el zumo de naranja cuando tiene grumos... Tengo miedo. No puedes imaginar cuanto. Demasiado miedo a no estar a la altura. Y nunca se va. Crece entre estas cuatro paredes en ese preciso instante en que empieza a llover por dentro y por fuera, en que el frío ocupa todos los huecos vacíos y no me deja estar sola. Camino por el pasillo. Y me detengo justo ahí, a la derecha. Recuerdos. Recuerdos que no quiero recordar. Cosas que me gustaría olvidar. Poder hacer como si nunca hubieran existido, como si jamás hubiese habido una primera vez. Sin embargo no estoy lo suficientemente loca como para conseguirlo. O quizás mi imaginación es limitada. En algún lugar tenía que haberse quedado mi realismo, ya sabes. Perdí parte de mi racionalidad innata cuando me enamoré de tí. Pero en algún lugar de mi cerebro sigue estando ese chip que ve lo blanco blanco y lo negro negro. Las cosas son como son, no podemos cambiarlas. Los monstruos están por todas partes.

2 comentarios:

  1. Monstruos que a veces son buenos. A mí también me pasa lo de asociar alguna cosa, por pequeña que sea, con alguien. Un simple olor basta.
    Hoy he empezado mi primera historieta, mañana pongo la segunda parte que ya la tengo hecha. Incluyendo las fotos del gato perezoso jajaja.
    Un beso:D

    ResponderEliminar
  2. A mí tampoco me salía:S
    Esto de Blogger va un poco mal eh... jajaja
    Pues la historieta es con gatos, pero claramente cada uno pone lo que quiere, como personas.
    Persona Materialista vs Emprendedora. Y la pregunta que se tiene que hacer es, ¿Qué gato eres tú? jajaja
    Nos vemos!

    ResponderEliminar