3 de agosto de 2011

Desconexión.

-Tengo miedo.
-Miedo, ¿de qué?
-Mira, ¿Quieres que te cuente un secreto? Yo antes tenía pánico a los monstruos que vivían debajo de la cama. El problema es que, poco a poco empezaron a instalarse en mi interior. Ahora me doy miedo a mí misma. A esa parte de mí que nace cuando estoy sola... que hace que no sea dueña de mis actos. Lucho porque no consiga derrotarme, lucho por callarla. Pero no siempre lo consigo.
-Toma.
-¿Qué es esto?
-Es una libreta para que apuntes todas las cosas buenas que se vayan cruzando en tu camino. Cuando esa parte se haga fuerte, sumergete en sus páginas y acuerdate de mí. Es todo lo que puedo darte, no es gran cosa. Pero bueno... también ahí va adjunto el deseo de que seas feliz.
-Sé que quieres que lo sea. Y yo también lo quiero. Pero... no es facil. Nada facil. No puedes ni imaginar lo dificil que es.
-Lo sé. Pero también sé que eres fuerte, y sé que puedes con todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada