30 de julio de 2011

¿Pasado? ¿Futuro? Presente.

Hay días en los que me levanto con ganas de añorar, de echar de menos. Días en los que no puedo evitar pensar en cómo sería mi vida si no me hubiese arriesgado a probar suerte con algo que podía gustarme o no. En cómo de feliz sería si fuera capaz de conformarme con buenos resultados como "administradora y directora de empresas" (¿Se dice así?), o si jamás me hubiese equivocado eligiendo mi camino y hubiera tenido claro desde un primer momento que quería ser, yo que sé, psicóloga. O... podría seguir. No serviría de nada. Lo cierto es que el ayer siempre está presente. En cada decisión, en cada paso. El ayer no tiene vida propia pero es parte de lo que somos, existe y no se puede modificar. Es como cuando le compras a un niño uno de esos libros de colorear. Los bordes de los dibujos ya están hechos, ya está decidido si lo que pintas es una casa o un árbol, pero el poder del pequeño es elegir si quiere que sea un árbol verde común o si por el contrario, quiere que sea de algodón rosa con frutos color coral. El niño puede elegir, limitado por la variedad de colores que hay en su estuche, cómo será finalmente ese árbol. Puede elegirlo aquí y ahora, en el presente. Pues mi presente se desarrolla en un acogedor piso madrileño, de cuatro habitaciones en el que casi siempre da el sol. Después de dar muchas vueltas, de idas y venidas, de probar, de arriesgarse y meter la pata, podría decir que este es mi lugar. O por lo menos, un lugar en el que me quedaré durante el tiempo que necesite para descubrir quién soy y hacia dónde quiero ir. Durante este año la niebla que cubría mi vida se ha ido haciendo menos densa. Sigue existiendo, el miedo me sigue dominando, sobre todo ese maldito miedo a no estar a la altura de las espectativas de los demás y de las mías propias, el miedo a decepcionar o a no ser lo suficientemente buena. Sin embargo, puedo verlo todo con más claridad. Y ahora tocan las vacaciones, unas vacaciones que parecía que no iban a llegar nunca. Toca cambiar de escenario durante poco menos de un mes. Toca retroceder al pasado y no saber cómo lo verás desde tu nueva perspectiva. Toca pasear por las calles de tu infancia y que te resultan diferentes. Toca valorar las sonrisas al entrar por la puerta de casa, las conversaciones familiares, las noches de televisión con la manta para resguardarse del frío del norte. Tocan tardes de filán, de arena y mar. Toca viajar. Toca querer convertir los campos en ciudad, añorar la independencia. Y tener siempre presente que la rapidez con que pasa el tiempo dota a los momentos de una gran brevedad. Así que nada, proximamente colorearé el árbol, no sé si de rosa o de morado, pero sé que será un árbol de esos que a mi me gustan.

2 comentarios:

  1. Vale, me he perdido 3 entradas tuyas! Des de el comentario que te puse de:
    "Pues esa entrada está basada en la de Antropófaga (http://un-punto-de-vista-particular.blogspot.com/2011/07/antropofaga.html).
    En esa pensaba en una persona y en la de Meliflua en otra, son bastante diferentes, ¿se ve no? jajajaja.
    Tienes mucha suerte, me encantaría poderme ir a vivir a otra ciudad como Madrid, yo solo, apañarmelas.
    Voy a hacer primero de bachillerato, así que fíjate si soy enano, no puedo hacer nada de lo que quiero aún.
    Y sí, alguna escapada me pensaré muajajajaja!
    Estar enamorado es una mierda, te lo digo yo, que no lo he estado nunca :D Un besooo:)"

    No había vuelto a oírte y en blogger no me salía lo que habías escrito, por suerte ya sí!

    Me alegro mucho que tengas vacaciones, pero te envidio por poder estar viviendo en Madrid tu sola. Está claro que el pasado está ahí, pero es porqué en un presente decidiste que fuese así. A veces nos equivocamos, otras no. Disfruta y vive el presente para que luego te quede un buen recuerdo del pasado:)

    ResponderEliminar
  2. No, no es mío, es de mi tía :)
    Pues vaya caos! Lo importante es hacer lo que te gusta y a poder ser en la universidad correcta. A malas haces lo que te guste pero cámbiate de universidad! Espero que lo pases muy bien por Asturias, que yo he ido y es muy bonito, pero llueve mucho jaja.
    Y enamorarse, en fin, yo no lo he estado ni quiero, de momento. Ya me vendrá, supongo.
    No, no eres tan mayor, 4 años más solo. Está claro que los jóvenes molamos más, un año menos y como Emma Watson! Que suerte... jajaja
    Sí, me encanta Niccó. ¿Cómo es tu canal de YouTube conspirado? jaja Un beso!

    ResponderEliminar