14 de julio de 2011

Miedo.

Tengo que reconocerlo. Aunque siempre vaya de chica valiente, tengo miedo. Miedo a casi todo. Miedo a la soledad, miedo a perder el control. Miedo a encontrarme conmigo misma. Miedo a las paredes blancas, a los suelos frios. Miedo a dejar de quererte y a dejar de creer en los sentimientos. Miedo a quererte lo suficiente como para morir de amor. Miedo a la muerte. Y miedo a la vida. Miedo a los espejos, y a las cifras. Miedo al frío. Y al calor. Miedo a decepcionar. Miedo a que el miedo me aparte de la felicidad. Y sobre todo miedo a no estar a la altura de las espectativas que crearon para mí, a que esos putos miedos me impidan a ser todo lo que puedo y debo llegar a ser. Miedo a tener miedo. Joder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada